A la expresidenta del Parlament catalán le pisa los talones la policia

Finalmente, los seis investigados que tenían que declarar este jueves en el Tribunal Supremo no lo harán hoy. Por petición de los abogados y decisión del insructor Pablo Llarena Conde, la declaración se retrasará al día 9 de noviembre, día festivo en Madrid pero en el que el TS estará abierto.

Mientras que llega esa declaración, la Fiscalía ha solicitado la vigilancia policial tanto para Carme Forcadell como para el resto de la mesa del Parlament hasta que declaren el día 9.

Posiblemente, el motivo esté relacionado con la posibilidad de no perderlos de vista para que acudan a su cita.

De igual manera, los seis miembros de la mesa del Parlament tendrán que estar localizables durante las 24 horas del día hasta su declaración del próximo 9-N, para lo que han tenido que ofrecer un número de teléfono móvil en el que estén siempre disponibles, además de la dirección de un domicilio.

Los abogados de los seis investigados presentaron un escrito en el que pidieron que se retrasase su comparecencia, situación que se ha aceptado por el Supremo y que provoca que este jueves no vayan a declarar ninguno de ellos, pese a estar todos presentes dentro del organismo judicial.

La expresidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, llegó algunos minutos antes de las 09:30 horas al Tribunal Supremo, donde estaba citada para declarar después de estar acusada de rebelión, sedición y malversación tras la declaración de independencia de Cataluña.

Antes que ella, sobre las 09:15 horas, entraron juntos en el Tribunal los otros cinco investigados: Lluís María Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet y Joan Josep Nuet. Forcadell llegó poco después en coche oficial y con chófer, junto a su abogado, Andreu Van den Eynde. Al final, ninguno de ellos declaró.

Como ha ocurrido en la Audiencia Nacional, un grupo de parlamentarios independentistas acudieron hasta el lugar para dar su apoyo a aquellos que tienen que declarar y, en el Supremo, se encontraba Gabriel Rufián junto a un centenar de personas. Entre ellos, también se encontraba el delegado de los Mossos en Madrid.

Fuente EP Mundo MSN