A los jubilados no les gustará lo que le pide el FMI a España

El Fondo Monetario Internacional (FMI)que dirige Christine Lagarde no descarta que el PIB español crezca un 3,1 % este año tras cuatro ejercicios de expansión económica y creación de empleo, pero advierte en cuanto a las pensiones, que solo serán sostenible si se prolonga la vida laboral y se incentivan los planes de pensiones privados.

Estas son las principales conclusiones del análisis que una vez al año realiza el organismo y que han presentado en Madrid la jefa de la misión para España, Andrea Schaechter, y el responsable del sector financiero, Udaibir Das.

Sobre las pensiones

El órgano sugiere que las pensiones sigan subiendo solo el 0,25%. “La demografía es un factor clave para las pensiones”. El FMI subraya que la esperanza de vida va a seguir creciendo hasta 2027, el año en que entrará en vigor en plenitud la jubilación a los 67 años.

Así que el factor de sostenibilidad que se definió en la reforma de 2012 ya estaría caduco. Pide favorecer un sistema privado de pensiones de costes bajos y que incluso lo regule el Estado

El organismo prefiere no fijar la edad de jubilación de vez en cuando, sino que vaya adaptándose automáticamente en función de la esperanza de vida como en varios países.

Su informe, por ejemplo, propone “incentivar una vida laboral más larga” y desaconseja “hacer cambios puntuales en el índice de revalorización de las pensiones”.

Es decir, que no vuelvan a vincularse a la inflación. En el fondo, lo que implica no cambiar el índice de revalorización es que las pensiones sigan actualizándose un 0,25% cada año mientras las cuentas públicas sean deficitarias, que es lo que ha pasado en los últimos años y lo que seguirá pasando previsiablemte hasta más allá de 2021.

Envejecimiento

Subir a medio plazo la productividad de la economía española es crucial para reducir sus debilidades, entre las cuales el FMI destaca el envejecimiento de la población, aunque es cierto que esta situación endémica se ha ido corrigiendo.

Además, todo parece indicar que se está recuperado el crédito, una vez que el sector financiero ha acometido su reestructuración; sin embargo, los niveles de productividad de manufacturas, comercio y servicios son aun comparativamente bajos

Entre las recetas que propone el FMI destaca la consolidación de la unidad de mercado, la eliminación de barreras comerciales, el desarrollo de nuevas tecnologías y un mejor acceso a fuentes de financiación para empresas en su fase inicial.

Sector servicios dinámico

Tras cuatro años de “impresionante” expansión económica y creación de empleo, el PIB es ya muy superior a los niveles pre-crisis, con tasas de crecimiento muy por encima de las del resto de la zona del euro; las reformas acometidas han hecho de España un país más flexible, competitivo y resistente, con un sector servicios muy dinámico orientado a la exportación que ha permitido no depender tanto del sector inmobiliario y de la construcción.

Se ha reducido el endeudamiento de familias y empresas y el sector bancario es ahora mucho más fuerte, lo que permite prever un crecimiento del PIB el 3,1 % para este año.

Pero no está claro cuánto tiempo puede España mantener este ritmo, con una elevadísima deuda pública y una tasa de paro estructural muy alta, difícil de combatir dado el envejecimiento de la población e índice de productividad relativamente bajos, de ahí que el organismo aconseja proseguir con las reformas.

El anunciado recorte del gasto previsto para 2018 contribuirá a reducir el déficit, siempre y cuando esto se lleva a cabo en todas las administraciones públicas.

En cuanto a los ingresos, hay margen para nuevas “medidas estructurales”, y en concreto para subir el IVA, que comparativamente es mucho menor que en otros países europeos; acercar el IVA al nivel de otros países europeos permitirá reducir el déficit y la deuda pública.

Asimismo, la revisión de algunas partidas de gasto, como el farmacéutico, podría elevar la calidad y la eficiencia de la prestación de servicios; el FMI señala también que esta revisión debería estar estrechamente ligada a las reformas del marco de financiación regional.

Para tener un mercado laboral saludable y dinámico es preciso, señala el FMI, flexibilizarlo y poner en marcha políticas activas de empleo para mitigar la tasa de paro entre los jóvenes que carecen de formación y experiencia.

 

Fuente EP Mundo La Información 20 Minutos