Ajustician a roba motos y vean lo que hacen con el cuerpo

El cadáver lo encontraron rígido en un camellón. Yacía boca arriba, con sus rodillas flexionadas, sus brazos abiertos y su pantalones en la cadera. Un hilo fino de sangre se extendía desde la frente hasta el pecho.

Ninguno de los obreros de la unidad productora agropecuaria Santa Ana, en la carretera Paramericana del municipio Colón, lo reconocieron.

Wender Rodríguez, de 25 años, tez blanca, cabello corto y negro, vestía con una franela purpura y jean azul y su cuello lo bordeaba un suéter rojo con rayas negras.

En los bolsillo no entre la maleza se encontraron documentos que lo identificaran o dieran pista sobre quién era, dónde vivía o trabajaba, reseñó Frontera Digital.

Los policías presumen que a la víctima la torturaron antes de dispararle, aunque cerca del cuerpo no se localizaron casquillos de arma de fuego.

Por ahora se inclinan al ajuste de cuentas como móvil. Sus familiares reconocieron al occiso en la morgue del Hospital General de Santa Bárbara. Y según la explicación de algunos allegados lo vinculaban en el robo de motocicletas en el Sur del Lago.

Fuente EP Mundo La Verdad