¡Alerta! En un año se duplicaron amenazas yihadistas en España

El número de amenazas que recibe España de grupos terroristas yihadistas como Estado Islámico o Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) se ha duplicado en 2016 respecto a 2015, según el último balance de terrorismo elaborado por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo correspondiente al año pasado, y que fue presentado el pasado jueves en la sede del Ministerio del Interior.

Así, hasta noviembre de 2016 se han contabilizado “un total de 43 menciones de los grupos yihadistas a España, prácticamente el doble de las registradas el año precedente”, indica este documento.

“Las menciones a España fueron constantes a lo largo de todo el año. Algunas veces se efectuaron mediante amenazas directas, con llamamientos expresos a atentar contra España y contra sus ciudadanos; otras veces se hizo referencia mediante imágenes o expresiones que también podían entenderse como amenazadoras, aunque formalmente no se expresaran como tales”, asegura el informe. Además, al igual que en 2015, las alusiones a Al-Andalus fueron las más numerosas entre las referencias a España.

Mientras en 2011, la propaganda yihadista mencionó dos veces a este territorio, el pasado año fueron 20 las veces en las que hicieron este tipo de referencias. También han estado presentes en los pronunciamientos yihadistas las menciones a Ceuta y Melilla o a la presencia de España en Irak. Por otro lado, Estado Islámico (Daesh) ha acaparado el mayor número de alusiones a España en 2016, mientras que el máximo líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, llegó a hacer referencia expresa hasta en dos ocasiones a la recuperación de Al-Andalus.

Un dato que este informe resalta es que “los grupos yihadistas han comenzado a utilizar el idioma español en sus comunicados o en sus vídeos con cierta regularidad. A través de Telegram, el Estado Islámico puso en marcha canales propagandísticos en español”.

Yihadistas que han salido de España En otro punto, el informe también asegura los servicios antiterroristas contabilizaron a finales de 2016 hasta 204 personas, españolas o residentes en España, que habían viajado a Siria o Irak para integrarse en las filas de los grupos yihadistas.

De ese total, un 20% eran de nacionalidad española, mientras que un 65% eran marroquíes y un 15%, de otras nacionalidades. De todos ellos, Interior tiene constancia de que unos 30 han regresado a España o a otros países, y varios de ellos han sido capturados y permanecen en la cárcel.

“Algunos retornados de los que se tiene constancia no han sido detenidos, sino que han sido sometidos a medidas de control y vigilancia por interés policial”, explica el texto. En este sentido, recuerda las advertencias de la Fiscalía General del Estado de que “los combatientes terroristas desplazados es una de las mayores amenazas a la seguridad de toda la comunidad internacional y de la Unión Europea en particular”.

Para la Fiscalía, agrega el informe, la principal amenaza yihadista en España proviene de los combatientes españoles integrados en el Daesh “que pudieran retornar para llevar a cabo acciones operativas o contactar con terroristas autónomos e individuos auto radicalizados en suelo español para atentar en nuestro territorio, incluyendo los entornos personales y/o familiares de estos combatientes”.

Asimismo, entre los 200 yihadistas desplazados desde España más de 45 murieron “como consecuencia de la participación de estos desplazados en combates o en actos terroristas”, subraya el documento. No obstante, recalca que “la cifra de desplazados a las zonas de conflicto desde España sigue siendo muy inferior a la de la mayoría de los países europeos de nuestro entorno”.

Es el caso de Francia, donde se calcula que son 1.700 los cidadanos de ese país o residentes que han viajado a Siria o Irak para combatir en las filas del terrorismo yihadista.

Fuente EP Mundo 20 Minutos