Amenaza latente, volcán en Bali podría explotar en horas

El gobernador de la isla de Bali en Indonesia extendió hoy hasta el próximo 10 de diciembre el estado de emergencia en la isla, por la fuerte actividad del volcán Agung, que expulsa lava y ceniza y hace temer que se produzca una erupción mayor.

El nivel de alerta en el Monte Agung se mantiene al máximo, pero un cambio en la dirección del viento hizo volar columnas de cenizas y humo lejos del aeropuerto, lo que llevó a las autoridades a reabrir el principal aeropuerto internacional de la isla el miércoles por la tarde, tras tres días sin operaciones a causa de las cenizas volcánicas.

La apertura abrió una ventana muy esperada para algunos de los 120,000 turistas varados después de que el aumento en la actividad volcánica puso fin a cientos de vuelos.

Miles de evacuados

Decenas de miles de balineses ya han huido de sus hogares alrededor del volcán, que estalló por última vez en 1963, matando a unas 1,600 personas, pero es probable que alrededor de 100,000 personas se vean obligadas a partir en caso de una erupción completa, dijeron funcionarios de la agencia de desastres.

El jueves se registraron lluvias de rocas volcánicas a 4 kilómetros del cráter tras una de las erupciones, y también hay expulsión de lava que se está acumulando en el cráter y da un color rojizo a la nube de ceniza.

En el día de hoy, al puesto de observación del volcán ha registrado 4 temblores volcánicos profundos y 8 superficiales. El volcán se encuentra en el este de Bali, en el distrito Karangasem, lejos de la mayoría de las atracciones turísticas que permanecen seguras, aunque el BNBP recomienda el uso de mascarillas.

Se trata de la primera erupción magmática del Agung desde 1963, cuando las erupciones duraron casi un año y mataron a más de 1.100 personas.

Bali es el principal destino turístico de Indonesia con una afluencia anual que ronda los 5,4 millones de visitantes extranjeros, según datos oficiales.

El archipiélago indonesio se asienta en el denominado “Anillo de Fuego” del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por miles de temblores al año, la mayoría de escasa magnitud.

Fuente EP Mundo El Diario NY