Así acabó SWAT con una peligrosa situación en una escuela

Una unidad del equipo de élite SWAT abatió a un hombre que tuvo como rehén durante cuatro horas a una maestra de 70 años en la escuela primaria del sur de California a la que asiste su hija.

Los uniformados ingresaron al aula de la escuela Castle View poco antes de las 6 de la tarde, informó Ryan Railsback, agente de la policía de Riverside.

Luego de cuatro horas dentro de la escuela primaria Castle View de Riverside con una mujer de 70 años, los uniformados irrumpieron en el aula y dispararon al sospechoso

Railsback indicó que los negociadores habían hablado con el hombre, pero no tenían noticias de la maestra y temían por su vida.

La docente fue identificada por sus familiares como Linda Montgomery. La policía aseguró que fue llevada a un hospital pero que no parecía tener lesiones graves.

Aún se desconoce el motivo por el cual el hombre ingresó a la escuela y se atrincheró con la maestra. También se desconoce si estaba armado.

El hombre agredió a un trabajador de la escuela que trató de hacer que se registrara en la recepción el martes por la mañana, indicó previamente Railsback.

Las personas que estaban en el lugar del incidente dijeron a los medios de comunicación que el empleado parecía tener la nariz fracturada o con sangre cuando fue trasladado a una ambulancia.

Montgomery ha trabajado como maestra en la escuela por 20 años, declaró su nieta Ariana Montgomery.

“Ella es muy buena con los niños”, manfiestó al periódico Riverside Press-Enterprise. “Es muy dulce y servicial”.

Los niños estaban tomando su almuerzo fuera del salón de clases cuando ocurrió el incidente, aseveró Justin Grayson, portavoz del Distrito Escolar Unificado de Riverside.

La policía no dio a conocer la identidad del padre, pero Carl Jackson dijo a la televisora KABC que el hombre era su sobrino. Agregó que tenía una hija en primer año en la escuela y que él había sufrido algún tipo de crisis emocional esa mañana.

“Tuvo una crisis y recayó de nuevo. Eso es todo, no es un tipo peligroso”, declaró Jackson. “Solo es cuestión de entrar ahí y hablar con él”.

Jackson, por su parte, aclaró que su sobrino no tenía acceso a armas.

Las autoridades de la escuela informaron que todos los estudiantes estaban localizados, que fueron desalojados con seguridad y que la mayoría se reunieron con sus padres en un parque cercano.

Fuente EP Mundo Infobae