Ausencia de suero antiofídico desata desgracia

Feniel Alejando Rojas de 4 años, ingresó el domingo 16 de julio en horas de la mañana al ambulatorio de Carirubana, ubicado en Punto Fijo, Estado Falcón. Presentó una mordedura de serpiente coral en la mano derecha.

Los médicos del ambulatorio lo atendieron para luego remitirlo al Hospital Universitario de Coro, donde fue rápidamente ingresado a la sala de emergencia debido a las malas condiciones en las que se encontraba el pequeño. Los doctores solicitaron los sueros antiofídicos de coral, por no contar con los insumos para tratar la condición del niño, al Cuerpo de Bomberos Marinos del Instituto Nacional de los Espacios Aéreos (INEA).

Al centro hospitalario para entregar el suero solicitado el niño ya había fallecido para el lunes 17 de julio, luego de que la condición en la que se encontraba el pequeño Feniel Alejandro Rojas era “grave” por la mordedura del reptil.

El niño fue mordido por la serpiente coral cuando jugaba cerca de su hogar.

Su salud empeoró rápidamente por no contar en el centro hospitalario con los insumos necesarios para tratarlo.

El tipo de serpientes cuentan con un potente veneno que bloquea el sistema nervioso central, lo que produce parálisis en los músculos del cuerpo y el suero debe ser aplicado al paciente rápidamente.

Los sueros antiofídicos de coral son fabricados en Brasil, Costa Rica, México y Colombia. Llegan a Venezuela a través de ayudas humanitarias, por su alto costo.

Fuente EP Mundo La Verdad