¡Caradura! Cowboy de la cocaína huyó por 26 años y luego declaró esto

Gustavo Falcón, más conocido como el último de los cowboys de la cocaína, finalmente compareció ante el tribunal federal de Miami el viernes donde fue instruido de cargos y se declaró inocente.

La presentación de cargos abre el largo proceso penal que se espera culmine con el juicio del acusado que por ahora ha sido tentativamente fijado para el 24 de julio.

El pasado 25 de abril Falcón compareció por primera vez ante el tribunal en Miami luego de ser arrestado cerca de Orlando tras estar prófugo por 26 años. El juez de turno Jonathan Goodman le informó que sería instruido de cargos el 11 de mayo.

Pero esto no ocurrió por complicaciones inesperadas que surgieron después. Primero, el abogado de Falcón, Howard Srebnick, no pudo inicialmente llegar a un acuerdo financiero con su cliente y luego dos jueces de turno – Andrea Simonton y John O’Sullivan – se recusaron en el caso sin dar explicaciones.

En la vista del viernes ante el juez de turno Patrick White, Srebnick indicó que ya había firmado un acuerdo de representación con Falcón y le dijo al juez que de ahora en adelante será su abogado de forma permanente.

ESTUVO PRÓFUGO POR 26 AÑOS

Durante la audiencia del viernes, en la que Falcón no hizo ninguna declaración, Srebnick le dijo al tribunal que su cliente “se declara no culpable y exige ser juzgado para probar su inocencia.”

En vistas previas, Srebnick afirmó que Falcón estaba de acuerdo en permanecer detenido por ahora, pero que solicitará una audiencia para pedir fianza posteriormente.

Falcón, de 55 años, era uno de más de una docena de detenidos – todos vestidos con el uniforme caqui de prisionero – que comparecieron ante la corte acusados de diversos delitos. Falcón estaba esposado de las muñecas y encadenado de los tobillos.

Después de ser arrestado en la zona de Orlando, Falcón fue trasladado a Miami para su juicio, ya que fue de aquí de donde huyó.

Falcón, que inicialmente se sospechaba que podría haberse escondido en México o Colombia, fue arrestado el 12 de abril en Kissimmee, cerca de Orlando, donde vivía con su familia bajo nombres falsos desde finales de los años noventa.

El acusado es el hermano menor de Augusto “Willie” Falcón y ex socio de Salvador “Sal” Magluta, ambos traficantes de cocaína durante la era de los “Cocaine Cowboys” en Miami.

Falcón fue acusado junto con su hermano mayor y Magluta en 1991 bajo cargos de conspiración, posesión y distribución de drogas.

Pero Gustavo Falcón desapareció antes de ir a juicio con sus presuntos cómplices que inicialmente lograron ganar el caso, pero sólo luego de sobornar a tres miembros del jurado a mediados de los años noventa. Después, los fiscales los llevaron a juicio de nuevo por cargos de lavado de dinero relacionados con las drogas y los enviaron a prisión.

Falcon fue visto por última vez en el sur de la Florida poco antes de ser acusado en 1991 de conspirar para importar y distribuir 75 toneladas de cocaína por valor de $2,000 millones con su hermano, Magluta y una docena de otros acusados ​​entre 1978 y 1991.

Según los investigadores, el grupo utilizaba lanchas rápidas para transportar la cocaína colombiana desde el Caribe hasta las costas del sur de la Florida.

Fuente El Nuevo Herald