Cargando...

Caso de pastel para boda gay llega a la Corte Suprema de EEUU

La ilusión que el matrimonio le causaría a cualquier pareja puede ser un buen motor para llevar a cabo todos los preparativos de una boda.

Pero para David Mullins y Charlie Craig, una pareja gay de Colorado que esperaba tener un pastel de bodas tan hermoso como el de cualquier pareja, se le hizo más complicado no obtener el servicio el servicio por parte de una panadería local que se negó a hacer un pastel de una pareja del mismo sexo porque cree que Dios diseñó el matrimonio para que sea entre un hombre y una mujer.

El dueño de la repostería, Jack Phillips, y sus abogados se basaron en parte de la Primera Enmienda, la libertad de expresión.

El caso llegó a la Corte Suprema de justicia que tuvo lidear con un enfrentamiento entre la libertad religiosa y los derechos de la comunidad LGBT.

Todas las miradas estaban puestas en el juez Anthony Kennedy, quien podría tener que reconciliar dos aspectos de su jurisprudencia: una visión abarcadora de los derechos de libertad de expresión. Durante la audiencia el martes, Kennedy parecía estar barajando ideas encontradas durante la animada, y a veces trepidante, presentación de argumentos, según reporta CNN.

El abogado de Phillips, por tu parte, presentó su argumento de la libertad de expresión en nombre de la “expresión artística” del repostero, la jueza Elena Kagan y otros miembros liberales del tribunal no perdieron tiempo en formular la pregunta de dónde se suponía que debían trazar una línea coherente que indicara que los propietarios de negocios podían calificar para estar exento de las leyes de antidiscriminación. ¿Un joyero? ¿Un artista de maquillaje? ¿Un estilista?

Kennedy estaba preocupado por la dignidad de las parejas del mismo sexo. Se preguntó que si Phillips prevalecía: “¿Podría el repostero poner un cartel en su ventana, [que diga] ‘no hornees pasteles para bodas gay’?”. El magistrado de 81 años expresó su preocupación de que se sentara una “afrenta a la comunidad gay”.

Pero cuando el tema se centró en el derecho a practicar cualquier religión, Kennedy se enfureció con una parte del expediente donde uno de los comisionados de la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que falló contra Phillips, señaló que usar la libertad de religión para justificar la discriminación es un pedazo de retórica “despreciable”.

Los cuatro jueces liberales del máximo foro judicial del país parecían convencidos de que el repostero del estado de Colorado debería atender a todos sus clientes, independientemente de su orientación sexual.

Pero los jueces conservadores escucharon el argumento de que no se podía obligar al pastelero a usar su empresa ni su talento para transmitir un “mensaje” contrario a su religión.

Un dato curioso sobre este caso es que se espera que la decisión sobre este caso se conozca en junio, un mes que tradicionalmente muchas parejas eligen para la celebración de su matrimonio.

Fuente EP Mundo People en Español
Cargando...
Cargando...