CNE “se saltó” el informe preliminar de la validación de partidos

El Consejo Nacional Electoral (CNE) omitió difundir el informe preliminar de la renovación de partidos, de acuerdo con el cronograma publicado en su página web. Tampoco la vicepresidenta Sandra Oblitas adelantó información al respecto en la rueda de prensa que ofreció este viernes 9 de junio, según refiere la nota de prensa del Observatorio Electoral Venezolano (OEV).

Se espera que en los próximos 17 y 18 de junio continúe la fase de reparos, seguida de un período de impugnaciones de 30 días, un lapso mucho más largo de lo que requiere el trámite. El proceso, que permitiría a los partidos políticos competir en elecciones abiertas, está estipulado para culminar el 2 de agosto con un pronunciamiento del Poder Electoral.

De los 59 partidos políticos convocados inicialmente para renovar su inscripción ante la autoridad electoral, cuatro (Tupamaro, Nuvipa, Partido Comunista y Unidad Democrática) quedaron exentos de completar el proceso una vez que el Tribunal Supremo de Justicia publicó la sentencia N° 223, del 28 de abril de 2017. En ese fallo la Sala Constitucional ordenó reconocer la votación obtenida en las parlamentarias de 2015 para las toldas que participaron.

A excepción de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Puente, IPP y UPP89 –estos últimos tres partidos fueron inscritos luego del 6 de diciembre–, todas las organizaciones estaban obligadas a renovar su nómina por no haber obtenido más de 1 % en los comicios del 6D, cuando la oposición decidió acudir con tarjeta única. Después de la sentencia, cada organización debía obtener el 0,5 % del Registro Electoral en, al menos, 12 estados del país para legitimarse.

De manera preliminar se conoce que Avanzada Progresista lo logró en 15 estados, Voluntad Popular en 21, Primero Justicia en 24, Acción Democrática en 22 y Un Nuevo Tiempo en 17. Esto significa que, al menos, cinco partidos han podido validarse, cifra equivalente al 8,47 % del total convocado. Estos datos presentados no son oficiales; precisamente, el CNE no ha emitido boletín alguno hasta la fecha.

Partidos medianos y pequeños –tales como Alianza Bravo Pueblo, La Causa Radical y Proyecto Venezuela– corren el riesgo de ser ilegalizados, aun teniendo representantes electos al Parlamento Nacional, alcaldías y concejos municipales. Otras organizaciones –como Bandera Roja, Redes y Copei–, que alcanzaron el porcentaje requerido en algunas entidades, pero sin lograr el 0,5 % en las 12 entidades, debían validarse solo en los estados donde no alcanzaron el objetivo. Así lo hicieron.

La validación empezó a correr en mayo de 2016 y estaba pautada para terminar en noviembre de ese año, pero después de experimentar cinco extensiones, inició formalmente el pasado 4 de marzo. Pese a que el Poder Electoral está capacitado para dar los resultados en tiempo real, las autoridades decidieron prolongar hasta el 2 de agosto –dos meses adicionales– la difusión de las conclusiones.

Desde que comenzó el proceso, el OEV alertó sobre todos los obstáculos impuestos: los plazos de tiempo, la ubicación de los puntos y la cantidad de máquinas dispuestas. Básicamente, consistió en una gestión administrativa que hizo materialmente imposible a los partidos pequeños y medianos cumplir con las exigencias.

Fue la crónica de un resultado anunciado. Un proceso que restringió el principio constitucional del pluralismo político, colocando nuevamente la acción del CNE lejos de su rol de árbitro imparcial, y que lució como un pretexto para postergar aún más las elecciones regionales.

Fuente EP Mundo El Pitazo