Como Aumentar Los Gluteos

Sin excepción, todas deseamos tener un pompis agradable, capaz de darle una buena figura a nuestras prendas de vestir, de la forma más  natural posible y el secreto de saber como aumentar gluteos esta en nosotras mismas al descubrir lo sencillo que es obtenerlo.

Es importante saber que la salud se verá optimizada y la consistencia de nuestros glúteos será superior a la inicial, haciéndolo notablemente más curvilíneo y fresco. A partir de ese momento será lo que nosotros deseemos ya que al confirmar que lo que hicimos estuvo bien hecho, podremos crearnos nuevos propósitos.

Recordemos siempre que la base mucho más allá de cualquier tipo de entrenamiento es la apropiada alimentación para el mejor desarrollo, fortalecimiento y calidad de vida. El origen de poseer unos glúteos sanos, fuertes depende en mayor parte de una balanceada alimentación rica en proteínas primordialmente.

Más que una dieta, es la calidad rigurosa de saber elegir lo que consumimos si queremos formar músculos sanos con resistencia, elasticidad y longevidad, acompañándolos de una ejercitación moderada pero precisa en los movimientos, para ser aplicados justamente donde queremos obtener un cambio y es justo allí donde nuestros protagonistas entran en escena.

Olvidemos por un momento, todos esos tabúes que irrumpen nuestra mente y no nos permiten avanzar en un deseo por el mejoramiento de nuestra apariencia personal naturalmente. Es casi imposible que pase desapercibido, ante las curiosas y traviesas miradas de las personas que anhelan apreciar la belleza física.

Pensaremos entonces, por un momento que no somos capaces de llamar la atención porque nuestros glúteos no son lo suficientemente llamativos, redondos y levantados como para ser captados por la atención de quienes nos rodean y eso nos hace sentir con el autoestima por el piso.

Pues eso no es correcto, porque ninguna es digna de lástima, ya que si existen formas y maneras simples de obtener unos glúteos provocadores a la vista e increíblemente tensos al tacto.

Particularmente cada mujer debe estar clara consigo misma, todo aquello que entre en sus planes para ser la mujer a la que aspira ser, debe ser estrictamente respetuosa de sí misma, valorarse e importarse más que nada en el mundo y me refiero a esa persona que vez en tu espejo cada día.

Aquella que luego voltea a ver su trasero en el espejo para ver si ha ocurrido el milagro de ver crecer sus glúteos por arte de magia, nada más lejos de la realidad. Amigas, nada sucede sin mover un dedo, pero la gran noticia es que nada es imposible y la segunda mejor noticia es que no es nada complicado lograrlo si ponemos en prácticas tres reglas de oro.

1.-Debemos ser firmes y constantes en la forma de ser y poner manos a la obra, jamás inventarnos una excusa para dejar de hacer lo necesario. Eso solo atrasa el logro de nuestro objetivo y hace pesado nuestro progreso, por el contrario si confías en que los resultados serán reales estos serán evidentes en muy poco tiempo, es cuestión de perseverancia.

2.- Concentración para enfocarnos en lo que hay que hacer, no esperemos lograr nuestro objetivo en 24 horas o viviremos atormentándonos cada día por ver el cambio y eso nos restara voluntad para continuar.

3.- Siempre tener presente que los frutos que obtendremos visualmente serán el resultado de cambios  que se vendrán dando en el tiempo y que poco a poco sucederán dentro de nosotras mismas.

Para hacerlo más entendible, recordemos que para que una hermosa flor llegue a su máximo esplendor tiene que pasar por un proceso de transformación, comenzando por producir su propia semilla y esa semilla en nosotras es nuestra voluntad.

Les aseguro que al cabo de un tiempo y ver los primeros resultados del progreso aflorar en nuestro cuerpo, incrementaremos nuestras ansias de continuar avanzando por perfeccionar nuestro mejoramiento.