Con esta decisión Trump se puso la soga al cuello

La inmigración siempre ha sido un tema espinoso en EEUU, pero la anulación de “DACA” podría convertirse en un arma electoral que ayude a los demócratas a recuperar al menos una de las dos cámaras del Congreso el próximo año, según expertos.

Salvo algunas excepciones, la mayoría de los republicanos en el Congreso ha respaldado la decisión del presidente Donald Trump de eliminar el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, que ha dado protección temporal de la deportación a unos 800,000 jóvenes indocumentados.

Pero la decisión ha insuflado vida no sólo al movimiento de los “DREAMers” sino también al resto de la comunidad inmigrante, que se siente bajo acecho por parte de la Administración Trump.

De paso, ha caído en las manos de los demócratas que, con un reducido poder en el Congreso, ahora elabora estrategias para recuperar terreno en el Legislativo.

Sólo necesitan 24 escaños para recuperar el control de la Cámara de Representantes y tres adicionales para ganar el Senado, y ya han iniciado campañas publicitarias en nueve de los 14 distritos de legisladores republicanos vulnerables en California.

En declaraciones a este diario, Jorge Silva, vicepresidente de comunicaciones del “Latino Victory Project”, afirmó que para la mayoría de los votantes latinos, la decisión de Trump de anular “DACA” es “otra política de supremacía blanca para satisfacer su base cada vez más pequeña”, y eso tendrá consecuencias en las urnas.

“Empezaremos a ver las consecuencias en elecciones locales este año y en 2018. Latino Victory está movilizando a sus candidatos y aliados entorno a legislación para proteger a los DREAMers de esta Administración. Seguimos reclutando y eligiendo a representantes que hagan lo correcto para nuestra comunidad y sirvan como contrapeso a Trump”, destacó Silva, exportavoz hispano de la campaña presidencial de Hillary Clinton.

Pero Geoffrey Skelley, analista del Centro de Política de la Universidad de Virginia, consideró que por ahora es prematuro hablar del “efecto DACA” en los comicios.

“Es muy difícil predecir qué papel jugará DACA en las elecciones intermedias de 2018. El presidente mismo será el centro de atención de esas elecciones -porque suelen ser un referendo sobre el presidente-, y probablemente sean parte de su historia”, dijo.

“A largo plazo, los problemas del Partido Republicano con los votantes latinos podrían ser perjudiciales si la demografía política sigue similar a lo que es hoy, con los votantes blancos más inclinados a apoyar republicanos, y los votantes minoritarios más firmemente del lado demócrata”, advirtió el experto.

Skelley destacó, por ejemplo, que los hispanos conforman un grupo demográfico más joven que los votantes blancos, y serán parte del electorado a muy largo plazo.

Sin embargo, las elecciones intermedias tienden a tener una menor participación en las urnas que las presidenciales y, en general, los que participan suelen ser hombres blancos mayores, que se decantan por los republicanos.

Por ahora, es imposible predecir si DACA será un asunto que movilice a los votantes con mayores niveles de educación, en comparación con el asunto de “Obamacare” o el desempeño de Trump en la Casa Blanca, y mucho dependerá de la participación de los hispanos en las urnas, a juicio de Skelley.

Trump ha dado plazo hasta el 5 de marzo de 2018 para que el Congreso encuentre una solución permanente para los “DREAMers” que, desprovistos de la protección del “DACA”, quedarán expuestos a la deportación a partir del próximo año.

Sin tregua

La batalla campal que se avecina será una prueba de fuego para el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien apoya la idea de resolver la situación de los “DREAMers”, a sabiendas de que elementos derechistas de su bancada no apoyan la legalización de estos jóvenes.

Es que, de cara a los comicios de 2018, muchos republicanos temen que trabajar con los demócratas para ayudar a los “DREAMers” podría darle ventaja a sus rivales en la contienda, particularmente los de distritos vulnerables en California, Colorado, Nevada o Nueva Jersey.

Pero algunos grupos conservadores han advertido de que la anulación de “DACA” a partir del 5 de marzo de 2018 podría mancillar aún más la imagen del Partido Republicano, que en 2012 prometió un mayor acercamiento con los hispanos, pero el año pasado incluyó en su plataforma política la eliminación de este alivio migratorio.

Alfonso Aguilar, director ejecutivo de la “Alianza Latina para Principios Conservadores”, consideró que los republicanos, particularmente en distritos con alto número de votantes hispanos, harían bien en reevaluar sus posturas.

Matthew Dowd, estratega de la campaña presidencial de George W. Bush, ha recurrido a Twitter esta semana para advertir de que los republicanos tendrán que apoyarse más en los hispanos para su supervivencia política.

Algunos conservadores, que llegaron al Congreso por su “línea dura” contra los inmigrantes indocumentados, aplauden la eliminación de “DACA”, con el argumento de que “la ley es la ley”, haciendo caso omiso de las contribuciones de los extranjeros en sus distritos.

También advierten de que Trump ganó con promesas de deportar a los inmigrantes indocumentados y, si no cumple, eso afectará a su base.

Para el legislador republicano de Iowa, Steve King, por ejemplo, es hora de que la Administración Trump cumpla su promesa electoral de echar del país a todos los inmigrantes indocumentados, incluyendo los “DREAMers”, porque, según sugirió recientemente a la prensa, nadie los invitó a vivir en la sombra en EEUU.

 

Fuente EP Mundo El Diario NY