Corea del Norte mantiene su amenaza al lanzar otro misil balístico

Estados Unidos confirmó este viernes que ha detectado el lanzamiento de un misil balístico norcoreano, que según el Gobierno japonés se dirigió hacia el mar de Japón, y dijo que está evaluando el impacto de esa nueva actividad de Corea del Norte. Se trata de un misil intercontinental que voló unos mil kilómetros antes de caer en el Mar de Japón.

De esta manera, se confirma el segundo lanzamiento de un proyectil norcoreano de ese tipo en menos de un mes.

“El Departamento de Defensa detectó y siguió la pista a un lanzamiento de misil de Corea del Norte hoy hacia las 10.41 hora de Washington (14.41 GMT). Consideramos que fue un misil intercontinental (ICBM), como se esperaba”, afirmó el portavoz del Pentágono, el capitán Jeff Davis, en un comunicado.

El misil “no presentó una amenaza para Norteamérica”, según el Pentágono, aunque supone la segunda prueba de un ICBM este mes, después del proyectil lanzado el pasado 4 de julio.

El proyectil, cuyo tipo aún no ha sido identificado, es el primero lanzado por el régimen comunista norcoreano desde que probó un misil intercontinental (ICBM) el pasado 4 de julio y podría haber caído en aguas de la zona económica exclusiva (ZEE), según anunció el Ministerio de Defensa nipón.

El Pentágono está tratando de averiguar si este nuevo misil también tenía alcance intercontinental, algo que hará con la ayuda de imágenes de satélite y mediante una evaluación de la trayectoria del proyectil.

Según anunció hoy el Ministerio de Defensa nipón, el misil se dirigió hacia el Mar de Japón y podría haber caído en aguas de la zona económica exclusiva (ZEE) japonesa, que se extienden a unos 200 kilómetros de las costas del archipiélago.

El nuevo ensayo armamentístico norcoreano también fue detectado por Seúl, lo que ha llevado al Gobierno que lidera Moon Jae In a convocar una reunión de emergencia, según informó la agencia Yonhap.

Se trata del segundo misil intercontinental que lanza en menos de un mes

Tras el ensayo del pasado 4 de julio, el presidente de EEUU, Donald Trump, aseguró que estaba preparado para “cosas bastante graves” en respuesta a Corea del Norte, aunque su secretario de Defensa, Jim Mattis, matizó que, por el momento, no ve motivos para ir “a la guerra” con Pyongyang.

El mayor temor para Estados Unidos ante una posible escalada bélica con Corea del Norte no son sus misiles de largo alcance, sus submarinos de propulsión diesel o sus viejos cazas soviéticos, sino toneladas de obuses en el lado norte de la Zona Desmilitarizada (DMZ) que podrían provocar una tragedia en Seúl.

Fuente EP Mundo La Vanguardia