Cristiano Ronaldo enfada a la prensa al salir del tribunal

El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo salió del Juzgado de Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), tras una hora y media de declaración como investigado por una denuncia de la Fiscalía por un supuesto fraude fiscal de 14,7 millones de euros.

El delantero portugués plantó a la prensa pese a haber anunciado que haría un comunicado tras su declaración.

El jugador ha defendido que no ha hecho nada ilegal y ha asegurado ante la juez que todo se trata de una caza de brujas: “Si no me llamara Cristiano Ronaldo no estaría aquí sentado”, asestó.

Además defendió que todo se hizo bajo la legalidad vigente y que fueron sus asesores fiscales los que llevaron a cabo los procedimientos.

Cristiano entró al juzgado en coche poco antes de las 11.00 horas (09.00 gmt) de la mañana, comenzó a declarar a las 11.30 (09.30 gmt) y concluyó una hora y media después, en una declaración ante la jueza Mónica Gómez Ferrer en la que no requirió intérprete, donde estuvo presente la Fiscalía, el abogado del Estado y su propio letrado.

“Si no me llamara Cristiano Ronaldo no estaría aquí sentado”

Ronaldo ingresó al juzgado a través del garaje del edificio de oficinas donde está situado, por lo que evitó a los dos centenares de periodistas de quince países y las cuarenta cámaras de televisión dispuestas en dos hileras tras las vallas de seguridad que le esperaban en la puerta principal.

El jugador también salió por el garaje, pese a que se había dispuesto por parte de la agencia de comunicación del jugador un estrado para que pudiera hacer una declaración ante los periodistas.

Desde el atril, el director de la empresa que gestiona la comunicación de Ronaldo ha comunicado a los informadores que el jugador se había marchado y que no haría declaraciones, pese a lo que se había acordado anteriormente, lo que ha provocó algunos abucheos de los presentes.

La Fiscalía acusa a Ronaldo de crear una estructura societaria para defraudar 14,7 millones de euros de forma “consciente” y “voluntaria”.

En concreto, según el escrito enviado a los Juzgados de Instrucción de Pozuelo de Alarcón, el Ministerio Público acusa al jugador del Real Madrid de cuatro delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre 2011 y 2014.

Las cuotas supuestamente defraudadas son de 1,39 millones en 2011; 1,66 millones en 2012; 3,20 millones en 2013; y 8,5 millones de euros en 2014.

Fuente EP Mundo La Vanguardia