Cuatro hispanos estafaron más de US$6 millones, ¿cómo lo hicieron?

Al menos 6 millones de dólares habrían obtenido ilegalmente cuatro hispanos para lucrar sus bolsillos a través de 11 agencias de cuidado de salud que usaron como fachada en el condado de Miami-Dade para estafar al programa Medicare desde el 2013.

Los implicados en este escándalo, identificados como Rafael Arias, Rafael Cabrera, Aylen González y Ana Gabriela Mursuli, fueron arrestados la semana pasado y deberán responder ante la Corte Federal de Miami por fraude al Medicare, según el documento judicial del caso.

Fueron seis los testigos que declararon en contra de Arias, uno de ellos un médico y varios que figuraban como codueños de las agencias

Un agente de la Oficina Federal de Investigación (FBI) les siguió la pista a los hispanos y encontró que Rafael Arias era el dueño de al menos 8 de las 11 agencias prestadoras de servicios de salud con las que presuntamente le cobraba al Estado millonarias facturas por servicios que supuestamente prestaban a beneficiarios del Medicare, “muchos de los cuales se obtuvieron como resultados de sobornos”.

Las agencias operaban en Miami-Dade y figuran Sunshine Home Health Care Services, New Life Home Health Care, Nestor’s Health Services, Mildred and Marce Home Health Care Services, Bringas Home Health, City of Angels Home Health Care, Excellence Home Health, FDG Home Health Agency, PMC Medical Center, Merti Corp y Tri-county Rehabilitation, de acuerdo con el expediente.

El FBI descubrió que Arias tenía varias de estas a nombre de familiares y amigos cercanos para poder hacer las reclamaciones. A cambio, les ofreció el 50% de las ganancias de lo que recibirían engañando al Medicare, dijeron las autoridades.

Fueron seis los testigos que declararon en contra de Arias, uno de ellos un médico y varios que figuraban como codueños de las agencias, y que se declararon culpables de haber participado en esta red criminal, tras cooperar y llegar a un acuerdo con la justicia.

De acuerdo con el agente federal, Aylen González y Rafael Cabrera se dedicaron a reclutar falsos pacientes como beneficiarios de estas agencias de atención a domicilio a cambio de dinero.

A finales del 2014 González compró su propia clínica fraudulenta donde vendía prescripciones médicas falsas a otros reclutadores de pacientes a cambio de sobornos. según el documento judicial.

“Muchos de los pacientes que recibieron recetas fraudulentas de la clínica de González fueron supuestamente tratados por las agencias que Arias poseía y controlaba”, dice el reporte de las autoridades.

Lo mismo supuestamante hizo Ana Gabriela Mursuli a través de una agencia de cuidado de salud que adquirió en el 2013.

Rafael Cabrera, por su parte, aceptó millonarios sobornos para figurar como dueño de algunas de las compañías de Arias, lo que les permitió obtener los números de proveedor de Medicare para presentar reclamaciones por los servicios supuestamente brindados a los beneficiarios de Medicare, muchos de ellos innecesarios y obtenidos a través de sobornos, se detalló en el expediente.

En una audiencia del pasado martes la Corte aceptó fianza para González y Caballero, mientras ordenó que Arias y Cabrera permanecieran detenidos hasta el día del juicio debido a las posibilidades de que se fuguen.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald