Cuidar el estado del automóvil

Para poder manejar tranquilos, tenemos que tener en cuenta algunas cosas. No son muchas, pero sí necesitamos prestar atención a ciertos detalles que nos permitirán disfrutar de nuestro vehículo y llegar seguros a nuestro destino. Puede que tengamos un 0km o un vehículo con varios años, eso no importa.

Si logramos cuidar el estado del automóvil, estaremos permitiendo que su vida útil se extienda y además, podremos evitar hechos de tránsito que pudieran ocurrir por desperfectos mecánicos que eran factibles de haber sido previstos.

1- Mantener la limpieza general:

De esta manera evitaremos que se junte barro y polvo que pueden ser perjudiciales para varias de sus partes mecánicas. Además lograremos mantener el estado de la pintura por mucho más tiempo, lo que le dará apariencia de nuevo. Esta limpieza incluye también a los cerramientos de puertas y ventanas para que funcionen correctamente.

2- Motor aseado:

Tiene que estar limpio y libre de exceso de polvo para cuidar todos sus componentes. También es importante mantener sin hojitas y ramitas las entradas de aire.

3- Revisar la presión de aire de las cubiertas:

Esto permitirá una correcta adherencia del automóvil a la superficie y así lograrás evitar un mayor consumo de neumáticos y de combustibles.

4- Verificar constantemente el funcionamiento de las luces:

No hay que esperar a que se haga de noche para darnos cuenta de que tenemos un vehículo “tuerto”. Lo mejor es pedirle a otra persona fuera del coche que se fije que todas trabajan correctamente.

5- Tablero luminoso:

Puede parecer una obviedad, pero hay que estar atentos a las luces del tablero ya que es la forma en la que el vehículo nos informa de varios desperfectos. No hay que quitar fusibles o acostumbrarse a su presencia sino que lo mejor, si algo así sucede, es llevarlo rápidamente al taller mecánico.

6- Neumáticos:

Saber cuándo debemos realizar el cambio de neumáticos es algo muy importante. Según los especialistas en seguros auto, unos 400 accidentes al año se deben a fallas en las cubiertas.

Podemos afirmar que existen 2 variables que afectan su desgaste: el kilometraje y el tiempo. El auto sale de fábrica con todas sus partes y su mecánica a estrenar pero con el uso todo se va degradando. Si realizamos un mantenimiento correcto, primero se desgastarán los delanteros debido al peso de la unidad y luego los traseros. Realizar una buena observación nos va ayudar a tener el control de los mismos

Muchos accidentes de tránsito que se ven diariamente podrían haber sido evitados si los vehículos que circulan estuvieran en óptimas condiciones. Más allá de que la mayoría de las leyes han dispuesto de controles mecánicos obligatorios anuales, es nuestra responsabilidad como conductores tomar diariamente y de manera proactiva estas precauciones.