Cargando...

Demandan a dueños de edificios por dejar a inquilinos convivir con ratas

Los inquilinos de un deteriorado edificio de Miami que se quejaron de las condiciones insalubres y de que sus hijos tenían sarna y fueron mordidos por ratas, ahora podrían quedarse en la calle.

La Ciudad de Miami presentó una demanda en la corte civil el martes exigiendo que los propietarios del edificio desalojen a los inquilinos para iniciar un proceso de demolición. Según una copia de la demanda obtenida por el Nuevo Herald tras un pedido de registros públicos, la Ciudad dio a los propietarios del edificio un tiempo límite para reparar o demoler el predio, pero estos no lo hicieron.

“La propiedad sigue siendo insegura y no cumple con los reglamentos del Código de Edificaciones de la Florida”, dice la demanda sobre el edificio de la 946 SW 4th Street, que pertenece a la compañía de responsabilidad limitada 946 Property Holdings, LLC.

El abogado Paul M. Kade, que representa a la compañía propietaria del edificio, según la demanda de la Ciudad de Miami, no respondió a una petición de entrevista de el Nuevo Herald.

Un hombre que dijo ser un vocero de los dueños del edificio, pero que pidió el anonimato, contactó a el Nuevo Herald el miércoles. El hombre dijo en un mensaje de texto que los propietarios actuaron “rápidamente” para realizar mejoras, despidieron al administrador del edificio y a “la compañía de control de plagas”.

Las mejoras se empezaron a realizar luego de que un grupo de vecinos denunció ante los medios las condiciones de sus viviendas, el 30 de noviembre.

Los residentes dijeron que estaban desesperados porque sus casas estaban llenas de cucarachas y ratones, algunos niños fueron mordidos por roedores y tenían la piel llena de ronchas rojas. Ese día el comisionado municipal Joe Carollo, que representa al distrito, llevó a inspectores que multaron una vez más a los dueños de la propiedad. Seis niños fueron trasladados al hospital y tres de ellos fueron diagnosticados con sarna.

El hombre que dijo representar al edificio, contó que ofreció a inquilinos pagarles para que se mudaran a otro lado, pero, según él, estos se negaron a irse. Varios inquilinos corroboraron esa versión, pero explicaron los motivos que los llevaron a negarse.

En el edificio viven más de 20 familias de bajos recursos, que pagan entre $850 y $1,050 mensuales de alquiler.

Varios inquilinos han dicho que no encuentran viviendas que puedan pagar y no tienen dinero para un nuevo alquiler y deposito. Otros no tienen vehículos, trabajan en la construcción o en restaurantes del downtown y la Calle Ocho, y llegan a sus empleos caminando, en bicicleta o en transporte público. Dijeron que si se mudan lejos del área podrían perder el empleo.

La situación es un reflejo del problema de la falta de vivienda asequible en la zona metropolitana de Miami, una de las áreas urbanas con alquileres más caros en todo Estados Unidos y con un alto nivel de desigualdad de ingresos, según varios reportes.

Paula Laguna, madre de tres niños, entre ellos una niña de un año de edad que fue mordida por un ratón mientras estaba en su cuna, dijo que su apartamento fue fumigado el fin de semana y que se taparon los huecos de la pared. Pero aún hay ratones. Laguna contó que ya encontró otro lugar para mudarse, pero no tiene quien cuide a sus hijos para poder ir a trabajar en la construcción.

“No me quiero mudar para después no tener con qué pagar la renta”, dijo. “Nadie me quiere cuidar a mis hijos con sarna, porque eso se pasa [es contagioso]”.

Fuente EP Mundo El Nuevo Heral
Cargando...
Cargando...