Destripa a su novia por gemir el nombre equivocado

Un hombre del sur de la Florida que mató a su novia por haber dicho el nombre equivocado mientras tenían relaciones sexuales, pasará el resto de su vida tras las rejas.

Fidel López, de 26 años y de nacionalidad cubana, fue sentenciado este jueves a cadena perpetua sin posibilidad de salir bajo libertad condicional por el crimen cometido la madrugada del domingo 20 de septiembre de 2015.

Durante esa madrugada, López destripó y mató a María Nemeth, de 31 años y de nacionalidad peruana, dentro de un apartamento en la ciudad de Sunrise que la pareja había compartido por una semana, después que ella gritara por error el nombre de su ex esposo.

“Me llamó por el nombre de otro hombre. Y ella lo dijo dos veces… En ese punto, me volví furioso, me volví muy furioso”, dijo el hombre cuando fue interrogado por la policía.

“Me llamó por el nombre de otro hombre. Y ella lo dijo dos veces…”

De acuerdo al reporte policial que fue obtenido entonces por el Sun Sentinel, López llamó al 911 a eso de las 3:30 de la mañana y dijo que su novia no podía respirar bien y que iba a morir.

Cuando llegaron los agentes de la policía de Sunrise, encontraron al hombre llorando y pidiendo auxilio junto al cuerpo desnudo e inconsciente de Nemeth en el suelo del baño. “Además, encontraron sangre y tejido humano en todo el apartamento”, indica el reporte.

Los oficiales encontraron al hombre llorando y pidiendo auxilio junto al cuerpo desnudo e inconsciente de Nemeth

Inicialmente, López había dicho a los policías que ambos estaban teniendo relaciones sexuales cuando la mujer de repente se sintió mal y se dirigió al baño, donde vomitó y colapsó.

Sin embargo, el hombre confesó luego otra historia.

Una vez que Nemeth dijo el nombre equivocado, él se convirtió en un “monstruo” y comenzó a destrozar objetos por toda la casa. Luego, regresó al closet donde la víctima permanecía inconsciente y comenzó a insertarle en el cuerpo una botella de cerveza, una plancha para el cabello y los dos puños, según dijeron los investigadores.

El hombre no acabó allí. Los investigadores agregaron que le insertó el brazo hasta el codo y que le arrancó parte de los intestinos. Después, la cargó hasta el baño para tratar de reanirmala y como la mujer no recobró el conocimiento, llamó entonces al número de emergencias.

En corte, López admitió el asesinato y pidió perdón a la familia. “Hoy me siento feliz de cumplir esta convicción. Sé que debo pagar por lo que hice y estoy de acuerdo. Pagaré con mi vida por la vida que tomé”, dijo el hombre tras escuchar la sentencia.

López se había declarado inicialmente inocente, pero cambió su declaración hace un mes como parte de un acuerdo con la fiscalía para que no busquen la pena de muerte.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald