EEUU y Corea del Sur juntos contra Norcorea

Después que Washington aprobara nuevas sanciones contra el régimen de Kim Jong-un por sus incesantes test armamentísticos, Corea del Norte realiza un nuevo lanzamiento de misil hacia aguas territoriales de Japón.

El lanzamiento de este viernes sería el decimoprimero en lo que va de año y el segundo de lo que va del mes de julio, pero esta vez en un inusual ensayo nocturno, según informaron según anunciaron Tokio y Washington. Mientras que Corea del Sur analiza con EE.UU maniobras conjuntas de disuación.

El presidente surcoreano Moon Jae-in ha propuesto este sábado una serie de las contramedidas fuertes, incluyendo el despliegue de más lanzaderas del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD).

Al presidir una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), Moon ordenó las consultas con Estados Unidos sobre las maneras para reforzar “disuasión estratégica” contra el Norte.
Las medidas podrían incluir una muestra de fuerza de Seúl y Washington como las maniobras conjuntas de misil balístico y una inmediata solicitud para una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para discutir fuertes sanciones, añadió el jefe secretaría presidencial de prensa, Yoon Young-chan.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor Conjunto (JCS) de EE. UU., Joe Dunford, y el comandante del Comando del Pacífico de EE. UU., Harry B. Harris Jr., hablaron por teléfono con el jefe del JCS, Lee Sun-jin para discutir las respuestas al último lanzamiento de misil norcoreano.

“Durante la llamada, Dunford y Harris expresaron el firme compromiso para la alianza entre Seúl y Washington”, dijo el portavoz de Dunford, Greg Hicks, en un comunicado, añadiendo que los tres líderes militares discutieron las “opciones de respuesta militar”.

Segundo ensayo de julio

El misil fue disparado a las 23.41 hora local (14.41 GMT) desde la provincia norcoreana de Jagang, fronteriza con China, informó el Ministerio de Defensa surcoreano, y voló unos 45 minutos antes de caer en el Mar de Japón (“Mar del Este” en las dos Coreas).

El proyectil puede haber caído en aguas de la zona económica exclusiva (ZEE) de Japón, al oeste de la isla septentrional de Hokkaido y sin que se hayan detectado daños relacionados con su impacto, según dijo el ministro portavoz del Ejecutivo nipón, Yoshihide Suga, en rueda de prensa.

Tokio no se atrevió a identificar el tipo del misil, Washington sí afirmó que se trataba de un intercontinental “como se esperaba”, según el portavoz del Pentágono, el capitán Jeff Davis.

Cada vez llegan más lejos, el segundo ensayo de julio alcanzó una de unos 3.700 kilómetros, mientras que el anterior alcanzó 2.802 kilómetros de altura.

Para el Pentágono el misil “no presentó una amenaza para Norteamérica”, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, dijo que el misil supuso “un peligro grave y real para Japón” por la cercanía de su caída con respecto al archipiélago. Por ello, Tokio y Seúl convocaron reuniones de emergencia de sus máximos órganos de seguridad nacional.

ONU pide esfuerzos para reducir tensiones

Horas que Japón informara sobre el nuevo ensayo de Corea del Norte, las Naciones Unidas instó hoy a las partes implicadas en el conflicto coreano a llevar a cabo esfuerzos para reducir tensiones y tratar de reiniciar conversaciones para resolver la disputa de forma pacífica.

“Reiteramos una vez más las llamadas del secretario general (António Guterres) a todas las partes a reducir las tensiones y volver al camino de un diálogo sincero”, afirmó hoy en una rueda de prensa el portavoz de la ONU Farhan Haq.

La prueba ha tenido lugar un día después de que Pyongyang celebrara el fin de la Guerra de Corea (1950-1953), una efeméride conocida como el “Día de la victoria” en el país.

Fuente EP Mundo Miami Diario