El atroz crimen contra esta joven musulmana estremece al Reino Unido

Se llamaba Celine Dookhran, tenía 20 años y era de origen indio. Su crimen conmueve al Reino Unido: el cuerpo de esta joven británica y musulmana fue hallado, el pasado 19 de julio, en el congelador de una lujosa casa vacía de Kingston upon Thames, un barrio al oeste de Londres.

Según informa la BBC, Dookhran fue secuestrada en su propia casa, cuando se estaba duchando, y sus captores, dos hombres con el rostro cubierto con pasamontañas y armados con una pistola eléctrica, se la llevaron junto a una amiga suya, de 21 años y cuya identidad no se reveló. Los dos detenidos se encuentran en prisión preventiva a la espera de juicio.

La autopsia confirmó que la causa de la muerte de Celine fue “una herida incisa en el cuello”

El cuerpo de Dookhran fue encontrado gracias a la segunda mujer, quien consiguió escapar y alertar a la policía desde el hospital, pese a haber sido también atacada y apuñalada.

La sobreviviente, que se encuentra internada en estado grave, contó que oyó varios gritos de su amiga desde la ducha, antes de ser reducida con una pistola. A las dos les pusieron una media enrollada en la boca y las metieron en un coche para llevarlas hasta la vivienda, situada a ocho kilómetros de su casa, donde fueron violadas.

La autopsia confirmó que la causa de la muerte de Celine fue “una herida incisa en el cuello”. El pasado 26 de julio, Mujahid Arshid, de 33 años, y Vincent Tappu, de 28, comparecieron ante la Justicia en una audiencia preliminar acusados de asesinar, violar y secuestrar a Dookhran y también por la violación, el intento de asesinato y el secuestro de la otra joven.

La joven musulmana fue violada y asesinada en un supuesto “crimen de honor” después de que iniciara una relación con un musulmán árabe, publican diferentes medios británicos. La fiscal Binita Roscoe explicó durante la vista que la asesinada “mantenía una relación con un musulmán árabe y algunos miembros de la familia no aprobaban este amor porque son musulmanes indios”.

“Su rostro y boca estaban cubiertos con cinta adhesiva. Sus manos estaban atadas con cables y sus pies, con cuerda”, respondió la fiscal sobre cómo se encontró el cadáver. Los acusados, según detalla The Independent, no hicieron ninguna declaración. Ambos serán juzgados en enero de 2018.

Aunque los perfiles de las redes sociales de Celine Dookhran fueron eliminados, en el Reino Unido este crimen causó y muchos usuarios de Twitter recordaron a la joven a través de comentarios y mensajes.

The Independent explicó que “era una apasionada del maquillaje y ofrecía consejos cosméticos a sus seguidores”.

Sobre esta tragedia se debatió mucho en esta red social ya que diferentes usuarios insisten en que no se trata de ningún “crimen de honor”.

Por su parte, la BBC recogió los testimonios de sus padres, quienes la describen como “una hija con talento, inocente y cariñosa” que les trajo “alegría y felicidad”. Orgullosos de Celine por “todo lo que había logrado”, ambos confían en que la ley castigue a los dos individuos involucrados.

Fuente EP Mundo Clarín