El curioso robo de un Audi S3 nuevecito durante final de la Champions

Estrenas un Audi S3 y cinco días después, cuando sólo has recorrido 230 kilómetros con él, acudes a cenar a un restaurante del centro de Madrid, le dejas la llave al aparcacoches y ya no vuelves a ver más el vehículo. Ha sucedido este pasado sábado mientras se celebraba la final de la Champions, según ha denunciado el propietario del coche, un joven de 22 años que prefiere mantener el anonimato.

«Llegué a El Paraguas, el restaurante de la calle Jorge Juan, a las 20.45 horas para ver el partido», explica el protagonista cómo comenzó la desgraciada velada. Durante el descanso del encuentro su Audi negro -justo el de la imagen- aún estaba en la puerta, ya que aprovechó el intermedio para salir del local y recoger un regalo que había dejado dentro del vehículo. Fue el aparcacoches el que se acercó a buscarlo y regresó sin problemas con el paquete.

No fue hasta la salida definitiva, sobre medianoche, cuando se supo del robo. El dueño del Audi le mostró el ticket al aparca y éste, bastante apurado, le explicó que había un problema, que otra persona ya se había llevado el coche. «Me dijo que se le había acercado alguien bastante parecido a mí, de 1,85 metros de altura, barba, bien trajeado… que le ha dicho que estaba en el reservado de El Paraguas y le había pedido las llaves. Él se había confiado y se las había dado», explica el afectado.

La víctima cree que el ladrón debió de estar merodeando las afueras del restaurante -un conocido asturiano, elegante, de precio medio/alto- durante el descanso, que escuchó la conversación que mantuvo con el empleado y usó los cuántos datos que dio para suplantar su identidad.

Al saber que su vehículo se había esfumado, el joven paró un coche de policía que pasaba por la zona, bastante concurrida en los minutos posteriores al partido. Los agentes escucharon lo sucedido y, tras interrogar al aparcacoches, le invitaron a poner una denuncia. El servicio de aparcacoches, aclara el restaurante, no lo presta directamente el local, sino una empresa externa contratada para ello y que también trabaja para otros establecimientos de hostelería de la capital.

El dueño del Audi robado ha cursado denuncia, pero tiene pocas esperanzas de recuperar el coche que había estrenado el lunes anterior. «Me dijeron que los coches robados tan nuevos salen rápido para países del Este y que es difícil que los encuentren. Los dejan 10 días en un almacén para ver si tienen localizadores y, si no tienen, lo tratan de sacar para venderlo rápido o lo desmontan y venden por piezas».

Se da la circunstancia de que a Diego Godín, el jugador del Atlético de Madrid, le robaron el coche con un método similar hace un año, en otro local de la calle Ayala.

Fuente EP Mundo El Mundo