Cargando...

El estafador más legendario de Miami por fin tendrá su merecido

Adiós, Jimmy Sabatino.

Autoridades federales de Miami, que consideran al legendario estafador un dolor de cabeza, estaban de lo más contentas de que Sabatino pronto será enviado a una prisión de máxima seguridad en Colorado. Es una cárcel especial para terroristas y asesinos a quienes hay que aislar de todo.

Sabatino, un listo neoyorquino, fue sentenciado el lunes a un máximo de 20 años de prisión. No mostró arrepentimiento alguno por la estafa de $10 millones que planeó detrás de las rejas en Miami.

“No me tengo que disculpar con nadie”, le dijo Sabatino a la jueza federal de distrito Joan Lenard, tras culpar al gobierno federal y a otros acusados que lo delataron en una investigación del FBI.

“Ellos [el gobierno] permitieron que esto sucediera”, dijo. “Deben avergonzarse de sí mismos. Todos son unas ratas”.

Sabatino, de 40 años y quien ha pasado una buena parte de su vida en prisión, se declaró culpable en septiembre de un cargo de asociación para delinquir por una operación realmente audaz: usando teléfonos móviles comprados a funcionarios de prisiones, engañó a minoristas de artículos de lujo como Jimmy Choo, Tiffany & Co. y Van Cleef and Arpels, para que le prestaran costosas joyas, relojes y bolsos de mujer para usarlos en videos musicales grabados en Miami.

Naturalmente, Sabatino vendió la costosa mercancía, que tenía un valor de millones de dólares, en casas de empeño del sur de la Florida, con la ayuda de otro detenido en el Centro Federal de Detención en el downtown de Miami y dos personas más. Se quedó con parte de las ganancias y le dio otra parte a un aliado en la familia Gambino del crimen organizado.

También ordenó a otro acusado “matar o hacer daño físico” a otros que participaron en la operación, según su negociación de cargos.

Jimmy Sabatino se ha pasado toda su vida de adulto planeando y estafas, y arrestado por ellas.

Como parte del acuerdo, las autoridades federales impusieron una “orden mordaza” a Sabatino para evitar que contacte a prisioneros y otras personas mientras está encarcelado. El acusado en realidad solicitó tal cosa para no poder planear otra estafa desde detrás de las rejas.

“No lo puede evitar”, dijo su abogado defensor, Joseph Rosenbaum, al Miami Herald. La orden permite a Sabatino hablar con Rosenbaum, la también abogada defensora Kimberly Acevedo, y su madrastra.

Las restricciones, aprobadas por el secretario de Justicia, Jeff Sessions, se mantendrán vigentes hasta que Sabatino haya “demostrado que sus comunicaciones ya no representan un peligro”, según documentos del tribunal.

El Departamento de Justicia se había hartado de Sabatino, quien continuó con sus estafas desde prisión incluso tras ser encausado por fraude el año pasado. El abogado defensor Rosenbaum le dijo al juez en una audiencia en septiembre pasado que Sabatino estaba aislado en una unidad especial en un Centro Federal de Detención porque las autoridades “están preocupadas de que lo vuelva a hacer”.

Sabatino es un estafador legendario en Miami que en el pasado se hizo pasar por ejecutivo de la industria de la música y dejó miles de dólares en cuentas por pagar en centros turísticos de Miami al tiempo que aparentaba ser un magnate del sector de entretenimiento.

Fuente EP Mundo El Nuevo Herald
Cargando...
Cargando...