El inusual castigo “sin explicación” para los presos de Ramo Verde 

Por causas aún desconocidas fue suspendida este viernes la visita a los internos del Centro Nacional de Procesados Militares (Cenapromil) en Ramo Verde.

La medida, que se extenderá hasta la próxima semana, fue comunicada a los familiares que acudieron al penal a la habitual visita de los viernes, pero sin exponer las razones.

No se les permitió dejar los alimentos que llevaban a sus seres queridos.

La semana anterior había sido notificado a los internos que el domingo no sería día de visita, por las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente. Viernes y sábado, no obstante, la rutina no sufriría modificaciones.

La realidad este viernes fue otra. No les permitieron el ingreso, no pudieron dejar los alimentos ni se les explicó por qué. Solo se informó que se trató de una orden del director del penal, capitán de Navío, José Boston Silva.

El miércoles 26 de julio se registró otra situación de conflicto en Ramo Verde. La madrugada de ese día, funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgecim) irrumpieron en el penal y amedrentaron a los internos, algunos de los cuales fueron golpeados y otros recibieron descargas eléctricas.

Los funcionarios dispararon perdigones y bombas lacrimógenas dentro del recinto carcelario.

El 6 de junio se registró un hecho similar, tras la incursión de funcionarios de ese mismo organismo a la cárcel, donde torturaron con golpes y electricidad a los internos, a muchos de los cuales despojaron de sus pertenencias.

En ambos casos, la población carcelaria se quejó de la pasividad de Boston Silva, quien con su actuación consintió todos los atropellos.

Fuente EP Mundo El Nacional