El triste destino de un PNB tras persecución

Un oficial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), adscrito a la estación El Mene, murió tras ser baleado al perseguir a un antisocial, el pasado domingo a la 1:00 de la madrugada, en el sector San Benito, detrás de la Alcaldía de Santa Rita, estado Zulia.

El oficial Javier Enrique Parra Olivero, de 25 años, realizaba patrullaje junto con dos compañeros, a bordo de una de las patrullas nuevas, una camioneta Hyundai Santa Fe, cuando vieron a un sujeto en actitud sospechosa, en la calle principal de ese sector, de la Costa Oriental del Lago (COL).

El individuo se desplazaba a bordo de una motocicleta, y los oficiales le dieron la voz de alto, pero este no la acató y aceleró su unidad de dos ruedas, dijo una fuente policial.

El hampón, señalado de homicida en La Rita, penetró en un callejón, en San Benito, bajó de la moto y comenzó a correr. En ese momento, Parra Olivero decide descender de la patrulla para ir tras el hombre.

“El oficial logró alcanzar al ciudadano, pero se produjo un forcejeo, cuando le iba a colocar las esposas. El individuo se resistió y desde el suelo accionó un revólver, y el proyectil impactó en el arma que portaba Parra, quien resultó herido, pues la bala rebotó y penetró en el abdomen, con orificio de salida en la espalda”, detalló el informante.

Mientras los compañeros trataban de socorrer a Javier, el delincuente huyó de manera discreta del sitio.

Calvario

A Javier Parra lo trasladaron hasta el Hospital Dr. Senén Castillo Reverol, para prestarle los primeros auxilios y tratar de estabilizarlo. Pero los médicos ordenaron su remisión al Hospital General del Sur (HGS), por la gravedad de la herida. Trascendió que la bala habría perforado cinco órganos.

Cerca de las 10:00 de la noche, Parra Olivero falleció en el hospital.

El funcionario tenía cinco años de labores en el cuerpo policial. Pertenecía a la primera promoción del estado Zulia, refirió uno de los compañeros, Yoandry Hernández.

Dolor

Parra era padre de una bebé de dos meses de edad, afirmaron adoloridos sus compañeros.

Mientras los “cursos” esperaban la entrega del cuerpo en las inmediaciones de la morgue de Maracaibo, los parientes del oficial realizaban la denuncia del hecho, en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Eje de Homicidios, que inició las investigaciones.

El policía residía en la calle 166, sector El Silencio, municipio San Francisco, junto a su esposa y su hija. Allí será el velorio, se conoció.

“Él no era de salir a rumbear, no bebía, era demasiado tranquilo. Muy sano. Iba al trabajo, y de allí a su casa. No salía pues estaba ‘enchochado’ con su hija”, añadió Hernández.

En la estación El Mene tenía seis meses. Antes estaba en la sede Zulia, ubicada en San Francisco. Javier era el mayor de dos hermanos. Las autoridades le rendirán un homenaje postmortem, informó una fuente interna.

Fuente EP Mundo Versión Final