¡En tres y dos! ¿El CNE puede sustituir a Smartmatic?

El periodista, especialista en materia electoral, Eugenio Martínez, en una entrevista en Facebook Live, explicó al portal de noticias de El Pitazo sobre las denuncias de la empresa electoral Smartmatic, el proceso de validación de las actas y la pronunciación de la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena.

Fueron 1 millón cien votos la diferencia entre la cifra que dio Lucena a la que, horas después, el presidente de Smarmatic, Antonio Múgica Múgica, desmintió.

Aunque la cifra fuese menor o mayor, la denuncia que realizó la compañía es grave, pues esta contabilizó 6, 9 millones de personas que participaron en el proceso.

A juicio de Martínez, hay que ver el problema en dos niveles: la mentira de Tibisay y el conteo de la empresa encargada en el sistema electoral.

“Hay que verificar si los 6,9 millones de participantes son por voto doble o usurpación de identidad”, aseguró. Entre ellas también hay que revisar las personas que votaron por obligación o por chantaje.

“Sin embargo, si Tibisay tiene una copia de las actas de escrutinio, puede desmentir las pronunciaciones de la empresa electoral. De esa manera, también se puede conocer el número de actas.”, afirmó Martínez.

Flexibilización

En esta oportunidad, el CNE anunció una “flexibilización del sistema biométrico de identificación”. Cada captahuella tiene la capacidad de un número limitado de huellas, cuando sobrepasa el número de personas, la máquina es incapaz de identificar la personas que votaron.

“Esta flexibilidad facilita que una persona vote varias veces, que la misma persona vote en mesas diferentes o que, simplemente, usurpe la identidad de otra persona”, afirmó Martínez.

La verificación de votos ya había sucedido en abril del 2013 cuando Maduro y Capriles se enfrentaban en las presidenciales. Para el momento, la MUD y el CNE rompieron relaciones en el cual el poder electoral terminó el proceso de revisión solo y lo presentó a la Unasur; sin embargo, este nunca lo mostró.

“Lo que si dejó esa auditoria fue que 11 mil votos estaban comprometidos por un problema de identidad. Tener la precisión para ver cuantas personas votaron no parece posible en este momento”

“Mientras que el CNE no publique los datos por mesa, más razón le daría a la denuncia de Smartmatic. Sin embargo, una auditoria no resolvería el problema. Maduro propusó abrir las cajas de los votos pero solo van a aparecer el número de los boletines, aunque exista múltiples votos. Es una propuesta engañosa”, aseguró. El poder electoral de Venezuela contó con 14 mil centros de votación en todo el país, por ende, existen 14 mil coordinadores en cada sede. Estos debieron, a las 6 p.m., reportar cuantas personas participaron en el sufragio, pero no lo hicieron.

Elecciones regionales

Desde la opinión del experto, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) está en un dilema de participar en las elecciones de diciembre. “Están en un momento crítico donde no saben si postular a los candidatos en el próximo proceso”. Arrojó la posibilidad que, de inscribir a los candidatos, podrían esperar a que se mejore las condiciones políticas. De no hacerlo, pueden retirar a las personas que vayan a los comicios. Sin embargo, el debate de participar en las regionales se complica a través de la denuncia de Smartmatic, pues esto generó desconfianza entre el bando opositor.

Por otro lado, el especialista consideró que el oficialismo tenía planificado las siguientes acciones.

“Si la MUD inscribe candidatos en estas elecciones, la comunidad internacional entenderá que el sistema electoral esta funcionando. Si la oposición gana las elecciones regionales, existe la posibilidad que el Gobierno elimine las gobernaciones”, señaló.

En esta elección, la MUD no estuvo de testigo ya que no había presentado candidatos. “La oposición siempre ha tenido testigos en el CNE, excepto el 30 de julio. Las personas que suben a la sala de totalización entran con trajes especializados y sin dispositivos donde puedan difundir la información. Esa sala puede estar la prensa, políticos, entre otras personas, viendo el proceso. Sin embargo, Lucena se ha negado a que funcione de esta manera”, explicó el especialista.

Cambió de empresa electoral

“Para el CNE no es sencillo buscar otra empresa que preste un sistema tecnológico electoral. Con la última sanción de Lucena, será difícil encontrar otra compañía que la sustituya”, aseguró Martínez. Smartmatic tiene respaldando los procesos electorales en el país desde el 2004. “Si cambian el proveedor de tecnología, el CNE tendría que comenzar desde cero, pues el aprendizaje de hace 13 años se pierde”.

Además, llevar la denunciar de la compañía electoral a otros eventos electorales no sería tan viable. “La MUD tuvo las actas de escrutinios mesa por mesa en procesos anteriores. En esta oportunidad, no han aparecido”, indicó.

El especialista también evaluó que la posibilidad de un cambio en el Consejo Nacional Electoral tampoco sería viable, ya que podría actuar como el episodio de la vicefiscal Katherine Harrington, designada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), mientras que el Ministerio Público ya tenía a Rafael Gónzalez Arias.

Futuro de Smartmatic

Son las elecciones en Venezuela lo que ayuda a impulsar a la compañía internacional. Pues, es la misma compañía de Filipinas. Con el debate de las cifras, la empresa aseguró su credibilidad internacionalmente.

Sus proyectos en otros países no se afectarán tanto y podría evitar la publicidad negativa.

Por otro lado, “si la Fiscalía lleva las investigaciones del proceso electoral, pasaría como Obredetch que las indagaciones quedarían latentes”.

“Si el CNE lleva consigo acciones penales contra la empresa electoral, Smartmatic podría defenderse con la deuda vencida que tiene desde las elecciones parlamentarias”, finalizó.

Fuente EP Mundo El Pitazo