Encierra 30 gatos en un departamento y los deja morir de hambre

Un departamento con numerosos cuerpos de animales descompuestos se ha convertido en un dolor de cabeza para los inquilinos de un edificio de la ciudad rusa de Oremburgo, informan los medios locales.

La vivienda era ocupada por una mujer que vivía allí junto con una treintena de gatos. Pero este julio, la dueña encerró a sus mascotas sin provisiones de alimento ni de agua y desde entonces no ha regresado al lugar.

Como consecuencia, muchos de los animales murieron por inanición y deshidratación. Los vecinos comenzaron a percibir un fuerte olor fétido que provenía de la vivienda abandonada.

Una cuestión legal

A pesar de las numerosas quejas de los inquilinos, los servicios municipales no pudieron ingresar al departamento de la mujer, ya que el ingreso sin la debida orden judicial constituiría un delito de violación de domicilio.

Preocupados por su salubridad, algunos de los vecinos más valientes treparon hasta las ventas de ese departamento, ubicado en el tercer piso, para abrir las ventanas y ventilar las perniciosas emanaciones. Al mirar adentro, vieron un panorama horripilante: el piso del departamento estaba cubierto de cuerpos de animales putrefactos y comidos por insectos.

Supervivientes

De todos los felinos encerrados en la vivienda, solo cinco lograron sobrevivir y escapar, saltando por la ventana abierta.

Se informa que inicialmente, al recibir las llamadas de sus vecinos, la dueña del hogar prometió acudir a los servicios de un grupo de voluntarios para retirar a los animales, pero luego simplemente dejó de atender el teléfono.

La mujer ya fue localizada por la Policía, pero hasta el momento se ha negado a permitir el acceso a su domicilio. Así, los vecinos tendrán que seguir soportando el nauseabundo olor e insistir ante las autoridades para conseguir una orden de allanamiento.

Fuente EP Mundo RT