España alcanza nuevo pico por altas temperaturas

La temperatura más alta jamás registrada en España ha sido registrada en Montoro, Córdoba. 46,9ºC a la sombra. Sólo el julio de 1995 se había llegado, también en Córdoba, a alcanzar esa temperatura, pero en 0,3ºC menos.

La Agencia de Naciones Unidas para la Acción Climática afirma, sin embargo, que las temperaturas llegaron a ser incluso más altas: 47,3ºC, aunque todavía no ha sido certificado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En Twitter ha publicado que en la localidad de Montoro las temperaturas llegaron a superar los 47ºC.

Según ha explicado la portavoz de la Aemet, Delia Gutiérrez, «la nueva máxima medida en los observatorios principales en España desde que hay registros» es la de Córdoba, teniendo en cuenta datos recogidos desde 1959.

Y no sólo Córdoba, sino que otras seis ciudades españolas establecieron nuevas máximas en sus temperaturas más altas: Badajoz con 45,5ºC cuando su anterior cota estaba en los 44,8ºC de 2003; Cáceres alcanzó los 43,2ºC y el anterior pico de temperatura estaba en los 42,6ºC de agosto de 2005; Ciudad Real, con 43,7ºC, también supera sus 43,4ºC; Granada alcanzó los 43,5ºC cuando su máxima estaba en los 42,8ºC de 2003; Jaén marcó 44,4ºC frente a su máxima de 40,6ºC; y Teruel, con 40,2ºC, la misma máxima que ta tenía.

Aunque en los próximos días Gutiérrez confía en que se produzca una «débil suavización» de las temperaturas aún habrá 13 provincias con aviso naranja por altas temperaturas y dos con aviso rojo, ya que seguirán siendo «muy sofocantes».

Sin embargo, ha añadido que a partir del martes se espera que las temperaturas comiencen a descender de forma más notoria.

Por otro lado, la portavoz ha manifestado que también se podrán producir precipitaciones en el Cantábrico, Pirineos, las zonas cercanas y en la Ibérica el fin de semana, aunque serán muy débiles.

A partir del martes, apunta, se podrá extender la probabilidad a buena parte del país, a consecuencia de la entrada de una masa de aire atlántico, aunque el riesgo de que se produzcan es bajo.

Fuente EP Mundo La Voz de Galicia