Esta es la nueva pesadilla de las fuerzas militares estadounidense

Los drones suponen ahora una amenaza para las tropas estadounidenses equiparable con los artefactos explosivos improvisados durante los años 2000.

Los altos mandos militares de Estados Unidos, según un reciente informe del rotativo estadounidense The Washington Post, consideran que los vehículos aéreos no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés) constituyen la principal amenaza de sus tropas en los combates actuales y del futuro próximo y, por eso, han comenzado a tomar medidas para contrarrestar este peligro.

El aumento del uso de los UAV por grupos armados ha alertado a los estrategas y altos mandos militares del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) de tal manera que consideran la amenaza de los drones similar a la generada por los artefactos explosivos improvisados (IED, por sus siglas en inglés) que causaron cientos de bajas en el Ejército de Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán.

“Los vehículos aéreos no tripulados pueden tener el tamaño de una caja de zapatos o el tamaño de un gran avión. Los oficiales militares temen que los drones, con el avance de la tecnología, pueden llegar a superar a los IED como amenazas más letales”, se lee en el informe publicado por The Washington Post.

La preocupación de los mandos castrenses estadounidenses se ha disparado, sobre todo, en los últimos meses, debido al éxito del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en convertir los aviones no tripulados de uso comercial en drones de ataque con los que han causado serias bajas en sus enfrentamientos.

El Pentágono ha tratado de hacer frente a la creciente amenaza de los drones e incluso ha establecido un centro especializado, bautizado como Organización Conjunta para la Eliminación de Amenazas Improvisadas (JIDO, por sus siglas en inglés), cuya función principal radica en el desarrollo de métodos para dejar fuera de servicio o derribar drones hostiles.

No obstante, aun con el desarrollo de más armas innovadoras para destruir los UAV, persisten los temores, dado que los terroristas y extremistas siguen encontrando nuevos métodos para neutralizar las contramedidas del Pentágono, incluidas contra los drones; además, las nuevas armas tampoco pueden ser desplegadas en todas las escenas de batalla.

“Considérenlos como IED voladores. Y, aunque hasta el momento no hayan causado tantas bajas como los IED, pues, es importante recordar que los IED tampoco dejaron muchas víctimas y no eran tan letales en el principio”, alerta Paul Scharre, director del programa de seguridad nacional y tecnología del laboratorio de ideas Center for a New American Security (CNAS).

Fuente EP Mundo HispanTV