Estafa a su cliente con una millonada y la atrapan por su lujo exótico

Viajes a lugares tan caros como exóticos, una «buena casa» o un coche de alta gama son algunos de los lujos de los que disfrutaba una mujer de 51 años junto a su pareja a costa del dinero de un ciudadano ruso de 80 años.

En concreto, de sus 1,5 millones de dólares, que equivalen a unos 1,28 millones de euros que la mujer, empleada de un banco de Almoradí (Alicante), había estado robando durante 25 años de la cuenta de su cliente.

Para más inri, la feliz y «afortunada» pareja, lejos de mantener su fechoría en secreto, publicaba imágenes de sus viajes en las redes sociales.

La Guardia Civil detuvo a esta mujer después de que la víctima denunciara hace un mes que sospechaba que una trabajadora de su entidad bancaria le había sustraído una gran cantidad dólares, «moneda con la que él habitualmente realizaba sus transacciones», según indica la Benemérita.

El hombre tuvo constancia de la falta de dinero de su cuenta cuando pidió, en junio de este año, un extracto detallado para realizar una transferencia. En el detalle le faltaban, en efecto, millón y medio de dólares.

Hasta esta fecha, la empleada era quien gestionaba la cuenta de la víctima. Tenía acceso -fruto de una trabajada relación de confianza- a los datos personales y bancarios del ciudadano ruso y, por tanto, podía sacar dinero en efectivo de la cuenta y realizar los movimientos que deseara.

La presunta estafadora aprovechaba las ocasiones en que la víctima se encontraba en Rusia para proceder a las sustracciones de dinero, según pudo averiguar la Guardia Civil a través del estudio detallado de los movimientos de tarjetas, retiradas de efectivo y traspasos. Transacciones todas ellas que no estaban autorizadas por el cliente, quien ha permanecido engañado durante 25 años.

La relación entre este ciudadano ruso y la trabajadora española de la entidad bancaria se remonta, según fuentes próximas a la investigación, a 1992, cuando el hombre llegó a la provincia alicantina. Allí abrió una cuenta bancaria y entabló una «relación de confianza» con la gestora comercial, con la que tenía un trato personalizado.

Documentos falsos

Fue así como se ganó su confianza casi total, hasta el punto de que apenas le solicitaba extractos de su cuenta para consultar el saldo. Y, cuando lo hacía, la empleada le aportaba documentos no oficiales, falsificados por ella misma con el fin de hacerle creer que su cuenta tenía el saldo que él esperaba. De esta forma, conseguía «ocultar las irregularidades» y «lucrarse de forma ilícita».

Una de las pruebas que llevaron a la detención de la mujer fue el «alto nivel de vida» que llevaba la pareja. Según la Guardia Civil, este era «poco acorde» con el sueldo de un trabajador de banca y muy por encima de sus posibilidades.

La falta de discreción de la pareja levantó sospechas.

Las fotos de su viaje a Vietnam o las de un crucero a cargo de la lujosa compañía Diamond Princess por el sureste asiático eran un reflejo de la vida que se estaban dando a costa del dinero robado durante los 25 años que la empleada ha gestionado la cuenta de la víctima.

Con todas estas pruebas, los agentes iniciaron las investigaciones, que concluyeron con la detención únicamente de la mujer en Almoradí. Esta española de 51 años, considerada presunta autora de un delito continuado de estafa bancaria y un delito continuado de falsedad documental, ha quedado en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Fuente EP Mundo ABC