Este misterioso avión podría llevarte al Área 51

Este extraño Boeing 737 blanco con una franja roja que cruza por la mitad del avión, sobrevuela los cielos en Estados Unidos y quizás algunas partes del mundo, nadie sabe exactamente a que aerolínea pertenece, pero si cual es su nombre, Janet, y esto es todo lo que se sabe sobre ella.

Debido a la naturaleza reservada de la aerolínea, se conoce muy poco sobre su organización. Parece confirmado que es una pequeña flota de 11 aviones de alto secreto. Dicha flota es operada por la Fuerza Aérea de Estados Unidos para transportar empleados militares y contratistas diariamente.

Más datos que se saben. La aerolínea sirve para acudir regularmente a la zona de seguridad nacional de Nevada, en particular, a la peliculera Área 51 y el campo de pruebas Tonopah, y lo hace desde su terminal en el Aeropuerto Internacional McCarran de Las Vegas, aunque también lo ha hecho desde una variedad de otros aeropuertos.

En cuanto al nombre, “Janet”, de manera jocosa muchos le dan el significado de “Just Another Non-Existent-Terminal”, aunque, siempre de forma no oficial, parece que podría ser “Joint Air Network for Employee Transportation”.

Y a partir de aquí, se podría escribir un largo relato que daría para una saga de espionaje y conspiraciones, porque la forma inusual en que ha estado operando y los lugares a los que acude cada uno de los aviones son, probablemente, una de las leyendas más grandes de la historia de la aviación.

Janet cruza los cielos

Cuando los vuelos Janet cruzan del espacio aéreo civil al espacio aéreo militar restringido, las cosas se vuelven realmente interesantes. Uno de los lugares a los que se dirigen está ubicado dentro del espacio descrito como R-4808N.

The Box o The Container, como se conoce a R-4808N, está fuera de los límites. Es un espacio aéreo restringido dentro del propio espacio aéreo restringido, y obviamente las incursiones en este lugar “sagrado” no son bienvenidas. Y, sin embargo, estos modestos 737 blancos y rojos son guiados de forma rutinaria.

Al parecer, los vuelos de la aerolínea se comunican con McCarran Departure Control usando un indicativo como “Janet 210″ o “Janet 301″. Una vez en el aire, el avión avanza hacia el noroeste y McCarran Departure se los lleva a Nellis Control. Nellis Control supervisa el espacio aéreo ocupado en la parte sur de Nevada.

Después de registrarse con Nellis Control, Janet continúa en el denominado como “espacio aéreo de uso especial” descrito en el mapa de arriba, pero no antes de que Nellis Control apruebe un cambio de frecuencia para el avión. Sí, es lo que parece: el controlador de Nellis nunca especifica a qué frecuencia debe cambiar Janet. Eso es porque Janet ya conoce la nueva frecuencia. Y además del cambio de frecuencia, su indicativo también ha cambiado.

Ya no es “Janet 210″ o “Janet 301″, ahora es algo completamente diferente, algunas veces “Racer XX” o “Bones XX”. El avión volando dentro del espacio aéreo más restringido de la Tierra, dirigiéndose directamente hacia un verdadero y misterioso agujero negro de información.

La denominada como zona de seguridad nacional de Nevada a la que acuden regularmente los vuelos es el mismo espacio donde Estados Unidos una vez probó más de 900 armas nucleares, tanto en la atmósfera como bajo tierra.

Este espacio se encuentra en el extremo sur del complejo Nellis Range, el cual engloba una cantidad asombrosa de instalaciones directa o indirectamente relacionadas con la prueba de aeronaves secretas avanzadas, o proporciona condiciones realistas para el entrenamiento de combate aéreo.

Allí se pueden encontrar espacios como Tonopah Test Range Airport, Desert Rock Airstrip, Creech Air Force Base y, en el corazón del complejo Nellis Range, la instalación en Groom Lake, más conocida como la mítica Área 51.

De esta última hablamos hace un tiempo, fuera de toda la parafernalia extraterrestre, se trata de uno de los destinos más frecuentes de Janet. Área 51 ha sido el sitio de investigación avanzada para aeronaves, desarrollo, pruebas y evaluación durante más de medio siglo. Originalmente se estableció para proporcionar un entorno de pruebas seguro para el avión espía de gran altura, el modelo U-2 de 1955, aunque gran parte del área alrededor de Groom Lake ya había estado bajo control gubernamental durante años.

Posteriormente, el Área 51 desempeñó un papel central en el desarrollo del avión más avanzado y secreto del país. Lockheed probó allí el A-12 Oxcart y el SR-71 Blackbird, así como el Have Blue, el predecesor del jet de ataque furtivo, F-117A. A medida que el Área 51 ha aumentado de tamaño en sus más de 60 años de historia, es probable que solo una fracción de lo que realmente ha volado desde allí se haya revelado públicamente.

Parte de esta historia ya se perdió para siempre, muchos aviones han sido enterrados en tumbas sin nombre en el Área 51 a lo largo de los años, ya sea para garantizar que los dispositivos de prueba nunca caigan en manos equivocadas, o simplemente para crear espacio extra para proyectos nuevos.

En cualquier caso, y aunque la CIA ha ofrecido información a lo largo de los años, las actividades que tienen lugar allí no están cerca del ojo público, lo que contribuye a la intriga de la base, junto a las medidas engañosas tomadas para garantizar su seguridad.

Esto hace de los vuelos Janet todavía más intrigantes, al igual que el resto de sus destinos militares. Visto así, parece que la única forma de saber qué hay detrás de estos vuelos es formar parte de su flota de pasajeros. El único problema para ello es que debes contar con una autorización igual de secreta.

Fuente EP Mundo Gizmodo