Financiaba cárceles para inmigrantes y el pueblo reaccionó

Con carteles en mano y consignas en las que pedían que cese el atropello contra los inmigrantes, cientos de manifestantes y defensores de derechos humanos recorrieron este miércoles varias calles de Manhattan hasta llegar a la sede de JPMorgan Chase, para exigir al grupo económico que no sigan lucrando con el dolor y el sufrimiento de los indocumentados.

Los manifestantes se plantaron un par de horas allí para presionar a la corporación financiera que apoya abiertamente la agenda del gobierno de Donald Trump, y exigir que no aporte más dinero para levantar y mantener centros de detención. También le pidieron que asuma una postura que favorezca a los inmigrantes, empezando por reunirse con ellos.

“Hemos enviado varias cartas a JPMorgan Chase pidiéndoles una reunión, pero hasta el momento no hemos recibido una respuesta, por lo que hemos escalado nuestra protesta para que se sienten con nosotros y haya un momento en el que esto pueda cambiar”, aseguró el codirector de la organización Make the Road NY, Javier Valdés. “Esta corporación en el último trimestre fue la que más ganó y le pedimos que se salga del negocio de deportación”.

Y como una manera de simbolizar a los miles de inmigrantes que se encuentran en centros de detención, los manifestantes llenaron la acera con decenas de zapatos de todos los colores y tallas, y manifestaron que no cesarán su lucha contra las políticas anti-inmigrantes del Gobierno Federal y las corporaciones que lo respalden.

“Yo estuve detenida en un centro de detención cuando tenía apenas 10 años junto a mi hermanito de 14 y es algo muy horrible. Por eso pedimos a JPMorgan que piense en las familias y que no siga haciendo dinero con nuestro dolor, apoyando las políticas anti-inmigrantes”, aseguró Perla López, de 18 años.

La joven llegó desde México en el 2009, y quien se ha sumado a la campaña “Taken From Us” para denunciar la complicidad de JPMorgan Chase y otros grupos denominados como “corporaciones del odio” que apoyan a organizaciones que manejan los centros como como GEO Group y el CoreCivic.

JP Morgarn Chase no contestó a las solicitudes de El Diario para que comentaran sobre la protesta, pero en mayo pasado su presidente, Jamie Dimon, dejó ver que apoya la agenda política de Trump asegurando que “es buena para el crecimiento, para los trabajos y buena para los estadounidenses”.

Con un cartel en la mano con la fotografía de un familiar detenido, el mexicano Jeff Quintero, le hizo un llamado a JPMorgan para que piense en el tipo de sociedad que está patrocinando para el futuro.

“Estoy desilusionado de esta compañía a la que solo le importa el dinero sin importar que hay familias y niños espantados que van a crecer en medio de hogares rotos, algo que a la economía del país a largo plazo tampoco le servirá. Piensen a futuro señores”, concluyó el joven, en medio de un torrencial aguacero que se vino de repente y que duró varios minutos sin lograr callar a los manifestantes ni moverlos del lugar. “Aquí estamos y nos quedamos”, gritaron hasta el final, con el agua lavándolos y mojando los zapatos que llenaban la acera.

Fuente EP Mundo El Diario NY