Gobierno cubano anuncia golpe contundente al sector privado

Cuba paralizó temporalmente la entrega de licencias a restaurantes privados y casas de renta turísticas, entre otras actividades, con el fin de regular y controlar el trabajo por cuenta propia, un ámbito “clave” en el proceso de reformas económicas que atraviesa el país

La Gaceta Oficial Extraordinaria No.31 publicó una resolución del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), la primera de un conjunto de normativas jurídicas dirigidas a la actividad que realizan los trabajadores del sector no estatal, indicó el portal web DiarioDeCuba.

Como ya anunció el dictador Raúl Castro durante la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular el pasado mes de julio, se trata de medidas con las que el régimen pretenden “consolidar la organización y el control del trabajo por cuenta propia, de manera tal que éste continúe avanzando de manera ordenada y eficiente”.

La regulación dada a conocer de forma oficial establece de antemano que los comercios estarán de manos atadas.

“No se concederán nuevas autorizaciones para un grupo de actividades hasta tanto concluya el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia”.

También determina que “de manera definitiva, en lo adelante no se otorgarán autorizaciones en las actividades de ‘vendedor mayorista de productos agropecuarios’, ‘vendedor minorista de productos agropecuarios’, ‘carretillero o vendedor de productos agrícolas de forma ambulatoria’, ‘comprador vendedor de discos’ y ‘operador de equipos de recreación para los equipos rústicos'”.

La pasada semana, el economista cubano EOmarverleny Pérez criticó que “Cuba es el único país en el que se persigue la riqueza y no la pobreza”, en referencia a las regulaciones anunciadas y que comienzan a tomar forma.

La resolución del MTSS aclara “que los trabajadores que ya han sido autorizados en estas actividades pueden continuar desarrollándolas”.

Acerca de las solicitudes de autorización para ejercer en cualquiera de las actividades restringidas, “que se encontraban en trámite antes de la entrada en vigor de esta normativa, se procesarán de acuerdo con lo establecido en las disposiciones legales por las que se iniciaron”.

Marta Elena Feitó Cabrera, viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social, dijo a Granma que en un futuro próximo agruparán actividades afines en un solo permiso. Puso el ejemplo de los “servicios de belleza” una modalidad a la que se integran siete actividades del trabajo por cuenta propia: barbero, maquillista, masajista, manicura, peluquera, peluquera peinadora de trenzas y peluquero tradicional.

Actualmente, si las personas quieren ejercer cualquiera de esas especialidades requieren autorización para cada una.

“Con las modificaciones solo necesitarán una”, dijo Feitó Cabrera, con lo cual auguró que “será posible agilizar y reducir los trámites administrativos, disminuir la documentación, y a su vez, ampliar el perfil de las actividades ofreciendo un servicio más integral”.

La directiva afirmó que “no se otorgarán autorizaciones en lugares donde sean detectados hechos constitutivos de delitos” y que también será modificada la actividad “elaborador vendedor de alimentos y bebidas mediante servicios gastronómicos en restaurantes”.

En su lugar se han diseñado dos: “servicio gastronómico en restaurante” y “servicio de bar y recreación”, cuya denominación y alcance se definirán en las normativas que se publiquen al respecto.

Dijo que “se autorizará al titular que tenga trabajadores contratados y necesite ausentarse por enfermedad prolongada, de él o de familiares bajo su responsabilidad, o por salida al exterior, la posibilidad de designar a uno de los contratados para asumir el cumplimiento de sus deberes”.

 

Actividades en las que ‘por el momento’ no se entregarán nuevas autorizaciones

El Gobierno decidió “hasta que concluya el perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia” no otorgar nuevas autorizaciones en las actividades de arrendador de viviendas, habitaciones y espacios.

Tampoco las recibirán las cafetería de alimentos ligeros, chapistero, contratista privado, elaborador vendedor de alimentos y bebidas mediante servicio gastronómico en restaurantes (paladares) y elaborador vendedor de alimentos y bebidas en punto de venta fijo (cafetería).

Además se prohíben las nuevas licencias para elaborador vendedor de alimentos y bebidas no alcohólicas a domicilio; fregador engrasador de equipos automotores; gestor de pasaje en piquera; gestor de permutas y compraventa de viviendas; gestor de alojamiento para viviendas o habitaciones que se arriendan; herrero; instructor de prácticas deportivas; así como modista o sastre.

Igualmente quedan vetados por el momento nuevos permisos de operador de equipos de recreación; organizador de servicios integrales para fiesta de quince, bodas y otras actividades; oxicortador; productor o vendedor de calzado; productor o vendedor de artículos varios de uso en el hogar; y profesor de taquigrafía, mecanografía e idiomas.

Otras actividades que se restringen son las realizadas por profesores de música y otras artes; reparador de equipos eléctricos y electrónicos; repasador; reparador de artículos de joyería; bisutería; servicios de construcción, reparación y mantenimiento de inmuebles; y programador de equipos de cómputo.

Para el órgano del PCC las nuevas medidas que se implementarán “no tienen como fin dar marcha atrás al desarrollo del trabajo por cuenta propia en Cuba”.

Responden —asegura— a poner coto a aquellos que “violan las normas establecidas y se pierden en los entresijos de la ilegalidad y el desorden”.

Es la misma línea que dejó establecida Raúl Castro recientemente, cuando admitió la “validez” del cuentapropismo como fuente de empleo y sus “niveles aceptables de calidad”, pero también deploró “la ocurrencia de desviaciones e ilegalidades en el ejercicio de las nuevas formas de gestión”.

El sector privado en Cuba, a cuyos trabajadores el Gobierno bautizó con el eufemismo de cuentapropistas, sufre restricciones internas que no le permite funcionar como empresas privadas. Las actividades económicas autorizadas están restringidas a estos pocos oficios citados que no demandan fuerza de trabajo calificada.

En mayo, el vicepresidente Marino Murillo dijo ante la Asamblea Nacional del Poder Popular que “no se permitirían la concentración de la propiedad y la riqueza” en el nuevo “modelo económico socialista” que diseña el castrismo.

Fuente EP Mundo Diario de Las Americas