Gobierno de Maduro le quitó el cargo a Rafael Ramírez

Así lo informó la periodista Beatriz Adrián en su timeline.

Fuentes ligadas al Gobierno informaron que el Canciller de la República, Jorge Arreaza destituyó este martes a Rafael Ramírez, embajador ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Se conoció que Ejecutivo estaba solicitando su renuncia desde hace una semana por medio de conversaciones telefónicas, sin embargo, Ramírez se mostró renuente ante la petición y aseguró que el presidente de la República, Nicolás Maduro era quien debía destituirlo.

Ante la situación Arreaza viajó a hasta la sede de la ONU en Estados Unidos para ejecutar la destitución formalmente.

La fuente aseguró que Ramírez entregará el cargo el próximo lunes 4 de diciembre y en sustitución de Ramírez quedará Samuel Mocada que es el representante permanente de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

En contexto

Al parecer esta sustitución se debe a un artículo de opinión publicado en Aporrea por Rafael Ramírez, quien manifestó que desde el año 2012 el fallecido presidente Hugo Chávez conocía la situación de PDVSA y el problema cambiario que había en el país.

«Desde finales de 2012, el equipo económico, ya habíamos trasmitido al comandante Chávez nuestras preocupaciones sobre el tema económico y algunas medidas que pensábamos habría que tomar, siempre, con la premisa fundamental de mantener nuestras conquistas sociales y el rumbo al socialismo», afirmó Ramírez en su artículo.

Igualmente Ramírez aseguró que «a pesar de la situación tendía a complicarse y que advertimos (tenemos todos los informes), siempre mantuvimos la producción a los niveles de 3 millones de barriles día. Al final de ese período, entre octubre de 2013 y agosto de 2014, no se obtuvo el apoyo necesario para avanzar en un conjunto de medidas que, resultado de un arduo trabajo de nuestro equipo en PDVSA y estrecha colaboración del BCV y otros especialistas. A pesar del esfuerzo de PDVSA, no hubo las condiciones políticas para avanzar en una agenda que tenía al menos 18 puntos, todos consensuados al más alto nivel, pero que no pudieron desarrollarse, por desconfianza, prejuicios que entorpecieron el trabajo».

Fuente EP Mundo Noticias al Día y a la Hora