Gobierno mueve sus fichas para sacar del juego a opositores

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dictó este martes una orden de 15 meses de prisión para el alcalde del municipio Licenciado Diego Bautista Urbaneja, Gustavo Marcano, después de que este no acudiera a la audiencia que la corte celebró en horas de la mañana sobre su caso al no reconocer la legitimidad de los jueces de esta institución judicial.

“En razón de la no comparecencia a la audiencia y el desconocimiento de su paradero, (…) se acuerda proceder a la tramitación de la orden de alerta roja a los servicios de Interpol para lograr su ubicación y captura fuera del territorio nacional”, anunció el TSJ en un comunicado.

Gustavo es uno de los alcaldes opositores citados a audiencias públicas por el TSJ por permitir protestas callejeras contra el Gobierno en sus jurisdicciones, refiere EFE. El procedimiento contra ellos incluía una medida de prohibición de salir del país.

Marcano estará inhabilitado políticamente mientras cumpla el lapso de su sentencia en El Helicoide, Caracas.

Una historia repetida

Hace más de tres meses, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, anunció una serie de denuncia contra alcaldes opositores por el supuesto de participar activamente en los “hechos violentos” acaecidos en el último mes en varias regiones del territorio nacional.

Las denuncias fueron entregadas ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusando a los alcaldes de Chacao, Ramón Muchacho, Baruta, Gerardo Blyde, El Hatillo, David Smolansky, y de Sucre, Carlos Ocariz, por mencionar algunos en la Gran Caracas.

Estos dirigentes políticos han sido acosados por partidarios del Ejecutivo Nacional, quienes los han calificado de “terroristas”, promotores y actores intelectuales de los asesinatos de manifestantes y efectivos de los cuerpos de seguridad en las manifestaciones que se desarrollan desde abril. Del grupo, hasta ahora solo se salva Ocariz, Smolansky y Blyde, ya que hasta ahora el máximo tribunal no ha emitido pronunciamiento en su contra, más sí en el caso de Ramón Muchacho, a quien le ordenaron no permitir barricadas ni actos que desencadenan en violencia en la jurisdicción que lidera.

No es la primera vez que el bloque oficialista toma dichas acciones para condenar y apresar a dirigentes opositores

durante las protestas llevadas a cabo en el año 2014, el alcalde de San Diego, Vicencio Scarano, y su homólogo en San Cristóbal, Daniel Ceballos, fueron destituidos de sus funciones tras ser acusados por el TSJ por los hechos violentos ocurridos en las protestas en ambos municipios. Además, el 25 de marzo de aquel año, sancionaron a Daniel Ceballos a cumplir 12 meses de cárcel, más las accesorias de Ley, por el referido desacato, mientras que Scarano fue sentenciado con más de diez meses y quince días de prisión.

Fuente EP Mundo El Cooperante