Guardia Civil rescata patera que arribó a Alicante

Una embarcación tipo patera de tres metros de eslora ha llegado sobre las siete de la madrugada de este jueves a una cala al este de Santa Pola, en Alicante. La embarcación transportaba, según se ha apuntado en un principio, a seis personas: cuatro hombres y una mujer, en principio adultos, y una niña de unos dos años de edad. Posteriormente se ha localizado en las cercanías a otros dos varones que podrían haber viajado en la misma barca.

Todos los tripulantes de la lancha se encuentran a salvo y en perfecto estado. Han sido atendidos en dependencias de la Guardia Civil por Cruz Roja.

La organización ha recibido el aviso a las 07:45 y una dotación de la agrupación de la organización en Santa Pola se ha personado en el cuartel. Todas las personas han manifestado ser de procedencia siria y llevar un día aproximadamente en el mar.

Su estado de salud es bueno, en apariencia, aunque Cruz Roja ha decidido trasladar a uno de los varones adultos al Hospital General de Elche, al presentar unas décimas de fiebre y síntomas de hipotermia. También se ha trasladado por protocolo a la menor para que la evalúe un médico y se asegure de que está en buen estado.

La menor es, según parece, hija de la mujer que viajaba en la barca y presenta una discapacidad física.

La Guardia Civil ha trasladado a los inmigrantes al cuartel de Santa Pola y allí Cruz Roja les han proporcionado ropa nueva, alimentación y artículos de higiene personal.

La Cruz Roja mantiene en prealerta a todos sus equipos especializados en prestar asistencia a inmigrantes llegados en costa de manera preventiva.

Se trata de la segunda patera que se atiende en la provincia de Alicante en 2017. La primera asistencia se produjo el pasado 14 de mayo cuando se localizó a tres personas agazapadas en un peñón en una cala de la Marina Alta.

El pasado año la cifra de inmigrantes que llegaron a las costas valencianas a bordo de una patera fue de 99, principalmente en los meses de verano, por 26 en tres embarcaciones en 2015 y 84 a lo largo de 2014 en once pateras.

Desde 2009, el litoral alicantino dispone de cuatro radares fijos y uno móvil del Servicio Integrada de Vigilancia Exterior (SIVE) para tratar de detectar las bandas de inmigración ilegal, narcotráfico y terrorismo, principalmente.Estos radares se sitúan, de sur a norte, en Cabo Roig (Orihuela), el cabo de Santa Pola, Serra Gelada (Benidorm) y el cabo de San Antonio (Dénia), a los que se suma uno a bordo de un camión que es trasladado en función de las necesidades operativas de la Guardia Civil.

Dos personas más

Poco antes de finalizar este servicio de atención en Santa Pola, la Policía Local ha localizado a dos personas más, al parecer procedentes de la misma embarcación, aunque este extremo no ha sido aún confirmado. También han recibido atención por parte de Cruz Roja en el Cuartel de la Guardia Civil en Santa Pola.

Fuente EP Mundo El Mundo