Habla Enrique Iglesias tras ganarse tremendo abucheo (Videos)

Enrique Iglesias llenó la noche del sábado los campos de sport de El Sardinero en Santander, en un concierto, la única parada de su gira dentro su gira Love Sex en España (y en Europa), que congregó a 30.000 personas pero que acabó con una sonora pitada de todo el estadio. El público protestó por su marcha intempestiva y sin despedirse.

Ya es trending topic en Twitter, donde los comentarios hacia el cantante son muy negativos.

“Estará afónico Enrique Iglesias de todo lo que ha cantado. Y se va sin despedirse”, comenta en esta red un asistente al recital. “Desde hoy somos fans de Enrique Iglesias. Nadie ha hecho más por acabar con la música de mierda en Santander”, comenta otro. También son muchos los que reprochan a los asistentes que se quejen.

“¿Qué esperabais? A Plácido Domingo?”, replican. El artista, ajeno a la polémica, ha tuiteado: “Gracias por una noche mágica Santander”.

Iglesias, que al final del concierto reconoció sentirse “nervioso” por cantar en España y que pidió disculpas al público por ello, comenzó el concierto saliendo de la mitad de los campos de sport por una pasarela con cinta transportadora, y al ritmo de su último sencillo y uno de los grandes éxitos del verano, Súbeme la radio. Tras la canción, que levantó de sus asientos a todo el campo de fútbol, continuó con Freak, melodía acompañada de fuegos pirotécnicos propios de un gran espectáculo musical, que fue lo que nunca perdió Enrique Iglesias sobre el escenario.

 

Enrique Iglesias abandonó las tablas y la luz se hizo en El Sardinero, con todo el público esperando a otras conocidas canciones del artista como Experiencia religiosa o Súbeme de nuevo. Pero Enrique Iglesias no volvía al escenario y eso comenzó a provocar cuchicheos e indignación entre los miles de seguidores que comenzaron a pitar la ausencia del intérprete.

Muchos empezaron a criticar su actuación e, incluso, en parte de los campos de sport de El Sardinero se comenzó a ver a gente levantando sus manos y diciendo “Manos arriba, esto es un atraco” o “fuera, fuera”. Los minutos pasaban y los responsables de producción comenzaron a desmontar el escenario, mientras la gente miraba atónita que Enrique Iglesias se hubiera ido sin despedirse ni siquiera presentar a los que le acompañaban.

El público comenzó a abandonar los campos de sport de El Sardinero, justo 90 minutos después de que el cantante iniciara su actuación, y entre comentarios —nada buenos para Iglesias— la gente fue saliendo escalonadamente, quejándose de cómo había finalizado este único concierto del intérprete en España.

 

 

Fuente EP Mundo El País