Hasta el presidente Mariano Rajoy opina del drama de Juana Rivas

El presidente del Gobierno conoce al milímitro la situación familiar que atravesaba Juana Rivas antes de decidir huir con sus hijos para no entregárselos a su ex marido, denunciado en los tribunales por malos tratos.

Preguntado por EL ESPAÑOL sobre si esta madre debe cumplir con el régimen de visitas o si en este caso está justificado saltarse la ley para garantizar la integridad física de los menores, Mariano Rajoy entiende que “hay que ponerse en el lugar de esta madre” y “ser consciente de lo que le ha ocurrido”.

“Hay que ponerse en el lugar de esta madre” y “ser consciente de lo que le ha ocurrido”.

En este caso, el jefe del Ejecutivo se ha mostrado mucho más flexible con el cumplimiento estricto de las leyes que exige a todos los ciudadanos y dirigentes políticos:

“A las personas conviene atenderlas y comprenderlas. Luego está todo lo demás”, reflexionó tras el último Consejo de Ministros del curso.

El abogado del padre de los hijos de Juana Rivas, ilocalizable desde que incumplió la orden de entregarle a los niños, ha presentado este jueves un escrito en el Juzgado en el que pide medidas urgentes de protección de los menores, entre las que se incluye la detención de la mujer.

En un escrito de nueve páginas al que ha tenido acceso Efe, lo argumenta en la situación de riesgo en la que considera que se encuentran los niños y alude a la posible comisión, por parte de Juana, de delitos contra la administración de Justicia y de secuestro interparental de menores, además de los de violencia psicológica habitual tanto contra el padre como contra los hijos.

Desequilibrio emocional

El letrado solicita que se acuerde la detención de la madre con una orden de difusión internacional para su ingreso en prisión. Refiere, además, que Juana Rivas se encuentra en “un estado psicológico de desequilibrio emocional y, por lo tanto, presenta riesgo para sus hijos, ya que sus comportamientos son imprevisibles y puede dirigirse contra éstos”.

En el escrito, dirigido este jueves al Juzgado de Primera Instancia 3 -el que ordenó la entrega de los niños el miércoles pasado- para su envío “urgente” al Juzgado de guardia, se piden medidas urgentes, al amparo del artículo 158 del Código Civil, tanto de orden penal como civil, y se recoge que haya “habilitación” de días del mes de agosto, inhábil en esta última jurisdicción.

Violencia psicológica

El letrado sostiene que Juana Rivas habría sustraído ilícitamente a sus hijos y desobedecido también la orden de entrega de los menores, circunstancia que se podría haber producido con la participación de otras personas como “inductores, cooperadores necesarios cómplices o encubridores”.

También señala que habría ejercido violencia psicológica en el ámbito familiar “utilizando como medio” contra el padre a los menores, trasmitiéndoles supuestas “ideas erróneas o falsas” como que quiere separarlos de ella.

Fuente EP Mundo El Español