Indígenas colombianos dieron pelea por una fuerte causa

Integrantes de la Minga Nacional Indígena retuvieron a 17 policías en el departamento de Risaralda (centro-oeste) en reclamo de que el Gobierno les brinde protección ante una reciente ola de asesinatos, informó el gobernador de esa región, Sigifredo Salazar.

“Los indígenas taponaron la vía” que une a la ciudad de Pereira con Quibdó “y hubo una especie de enfrentamiento con la policía, retuvieron 18 agentes, liberaron uno y en este momento tienen a 17”, dijo Salazar a la emisora local Blu Radio.

De acuerdo con el funcionario, las retenciones se dieron el miércoles y confía en que los agentes sean liberados de inmediato el 2 de noviembre. “Los indígenas tienen derecho a protestar, pero no a bloquear vías”, agregó.

Al menos 26 heridos, entre indígenas y policías, se han registrado en el marco de la protesta indígena, que inició el 30 de octubre y a través de la cual cerca de 100.000 manifestantes piden al Gobierno central que cumpla una serie de acuerdos con las comunidades étnicas del país contemplados en el acuerdo de paz acordado con la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Pelea sin tregua

A juicio de los indígenas, diferentes intereses socioeconómicos sobre sus territorios han derivado “en una lucha de poder por el control territorial y la apropiación de los recursos naturales y economías ilícitas como el narcotráfico, la minería legal e ilegal, la deforestación, el ecoturismo, la exploración y explotación de los recursos”.

En ese sentido, indicaron, es claro que existe una fuerte disputa por controlar los territorios que fueron dejados por la antigua guerrilla de las FARC (ahora convertida en partido político de izquierda con la misma sigla) y los territorios colectivos de los pueblos indígenas a través del despojo.

Fuente EP Mundo Mundo Sputnik