La abuela de Naiara habla sobre “la bestia” que la mató

Norma Benítez, maestra jubilada, no puede creer que una bestia matara a golpes a su nieta Naiara, la niña de ocho años asesinada en Sabiñánigo (Huesca) por el hermano de su padrastro. En una entrevista teléfonica con ABC desde Buenos Aires, la madre de Mariela pide justicia entre llantos y que no se señale a su hija.

¿Cómo está llevando la tragedia?

Parece que no va a terminar nunca, voy a enfermar de los nervios, no puedo más. Me paso el día llorando, pero mi angelito ya está en el cielo, ojalá Naiara esté en paz, pero ese Iván tiene que pagar, no tiene que ver más el sol.

“Ese Iván tiene que pagar. No tiene que ver más el sol”

¿Le habló su hija del asesino confeso antes del suceso?

Sí. Me decía que él era muy malo. Yo le decía a Mariela tú tienes tu casita, tu departamento, no te vayas a la casa de la señora esta, para qué, si ella y el hermano no os quieren, pero Carlos (el padrastro de la niña) confiaba en su familia. ¡Cómo la mataron de esa manera, Dios mío, no tiene perdón de Dios!

La abuela le había advertido a su hija que no fuera al lugar donde luego ocurrió el crimen

¿Le contó Mariela si Iván pegaba a la niña?

No, me decía que Iván la perseguía a ella y hasta la denunció para que la deportaran, porque decía que hablaba mal de la familia, pero mi hija ni habla, no se mete. Iván y su madre eran racistas, las insultaban a las dos. Las llamaban «negra», «pobre», y no le quiero decir la otra palabra… Ahora me preocupa qué le va a pasar a mi hija, que no tiene la culpa, ama a sus hijos. Me llama cada día para preguntarme por los dos varones que le cuido acá.

¿Mariela le dijo al principio que lo ocurrido fue un accidente?

Al principio pensamos que era eso, una caída, pero los médicos dicen que es otra cosa y no van a mentir. Me dijo que estaba trabajando en el hotel y que el marido fue a buscarla. No sé por qué Carlos había dejado a la nena en casa de la suegra, donde pasó todo (Carlos tiene dos niñas con Mariela que ese día no estaban al cargo de su familia). Mariela estaba trabajando como una negra allá y el marido no trabajaba. Por eso ella estaba en ese hotel, lejos, que no le permitía ir a casa durante la semana, y se tenía que quedar ahí. El marido se quedaba con las tres nenas, pero, ¿por qué llevó a Naiara a la casa de la vieja esa? No sé por qué Carlos se la dio a Iván. No dejo de preguntármelo.

Mariela estaba trabajando como una negra allá y el marido no trabajaba

Hace unos meses Mariela le dijo que quería enviar de vuelta a Naiara a Argentina, ¿verdad?

Sí, me lo dijo, porque iba a empezar a trabajar en el hotel e iba a quedar la nena a merced de Carlos y prefería que esté conmigo. Le dije que sí, que la mandara, que yo la esperaba en Ezeiza (el aeropuerto internacional de Buenos Aires), pero luego me dijo que no, que se había arreglado con Carlos, que la iba a cuidar. Yo me callé, es una familia y no quise meterme mucho. Yo siempre he querido que todos los hermanos estén juntos, pero cuando Mariela fue a España (en 2012) yo no podía quedarme a Naiara porque era muy chiquita, usaba pañal, y no podía con los tres, soy mayor. Los dos varoncitos ya se levantaban solos y se vestían, pero Naiara era una «beba» y se la tuvo que llevar.

La niña estuvo a punto de irse a vivir con su abuela en Buenos Aires

Mariela no volvió a Argentina en estos cinco años, ¿cierto?

No ha podido venir a verlos estos años porque no hay plata. Ella trabajaba, pero Carlos no, solo recibía el paro, le pagaban poco y estaba embargado. Mi hija tenía que salir a trabajar. ¿De qué iban a comer? Yo quería llevarlos a los dos con la madre, pero soy una docente jubilada y no tengo 30.000 pesos (unos 1.500 euros) para el pasaje de cada uno, 90.000 pesos en total. Son billetes muy caros.

Fuente EP Mundo ABC