La accidentada confesión de una niñera asesina

La abogada de Yoselyn Ortega (55), la niñera dominicana que admitió culpabilidad en el asesinato dos niños en octubre de 2012, pidió el lunes que las declaraciones de su clienta sean descalificadas puesto que Ortega estaba recién despierta de un coma cuando las pronunció.

Ortega fue acusada de acuchillar y matar a dos niños a su cargo, el 25 de octubre de 2012, antes de intentar suicidarse también con el cuchillo en un lujoso vecindario en Upper West Side, en Manhattan.

Según relató en un principio a los investigadores, hirió a los niños porque tenía problemas de dinero y sentía rabia contra los padres de los pequeños por cambios en el horario y porque le obligaban a limpiar la casa.

“Yo trabajaba como niñera, pero querían que hiciera de todo. Querían cinco horas de limpieza”, indicó Ortega sobre Marina Krim (41), madre de Lucía y Leo Krim, las víctimas de 6 y 2 años, respectivamente.

Sin embargo, la abogada de la dominicana de 55 años, Valerie Van Leer-Greenberg argumentó en contra de esas declaraciones alegando que su clienta no podía hablar por su condición de salud.

El sargento Yoel Hidalgo, que era el guardia que vigilaba a Ortega en el hospital, tuvo que testificar ante la corte de Manhattan para confirmar que él no provocó la confesión, sino que fue la exniñera quien golpeó la cama con los dedos para tratar de llamar su atención y confesar lo que ocurrió señalando letras en una pizarra y moviendo los labios.

Fuente EP Mundo El Diario NY