La broma de James Comey sobre Trump que hizo reír al Senado

La esperada declaración de James Comey, ex director del FBI despedido por Donald Trump, ante el Senado estadounidense estuvo cargada de nerviosismo y expectativa, pero la tensión fue rota momentáneamente con un comentario que causó risas, precisamente sobre uno de los momentos clave de la investigación.

Comey, ante el Comité de Inteligencia, recibió numerosas preguntas sobre el pedido que recibió del presidente para abandonar la pesquisa que pesaba sobre el ex asesor de seguridad Michael Flynn, investigado por sus vínculos con agentes rusos.

Consultado por las circunstancias en las que se reunió con Trump en enero en un encuentro privado, el ex funcionario aclaró que fue el presidente quien solicitó el encuentro.

“Me llamó en el almuerzo y me preguntó si estaba libre, si podía ir a cenar esta noche”, relató. Según recordó, el presidente dijo que quería invitar a toda su familia, pero eso ocurriría en otra oportunidad. Tras pactar el horario, Comey llamó a su esposa, con quien ya tenía planes, para anunciarle que no podría ir.

“Esa es una de las mejores excusas para romper una cita”, respondió el senador Angus King con una sonrisa. No mucha gente puede decirle a su pareja que debe cancelar sus planes por una cena con el Presidente de Estados Unidos.

Comey, entre risas, respondió: “En retrospectiva, me encanta pasar tiempo con mi mujer y desearía haber estado allí esa noche”. Una carcajada generalizada se escuchó en el recinto, rompiendo la seriedad que marcó la sesión.

En esa cena, Trump le pidió “lealtad” al entonces director de la agencia de inteligencia, quien no la prometió, sino respondió que ejercería su labor con “honestidad”.

Fuente EP Mundo Infobae