La medida de Carmena para los hombres “desparramados” en los buses

La EMT del Ayuntamiento de Madrid va a incorporar a los “consejos de uso cívico” de los autobuses de su flota un icono específico para evitar el ‘manspreading’, el término inglés que denomina la postura de los hombres que abren excesivamente sus piernas cuando se sientan ocupando los asientos contiguos al suyo. “Este nuevo icono informativo es similar al que ya existe en otros sistemas de transporte a escala mundial para indicar la prohibición de mantener una postura corporal que incomoda a otras personas”, apuntan en el equipo de Manuela Carmena.

Un portavoz municipal explica que esta decisión se había adoptado en el seno de la prensa pública ya “hace unas semanas” y señala que el anuncio se ha precipitado por la campaña puesta en marcha por el colectivo feminista Mujeres en Lucha para recoger firmas en Change.org para que el Metro advierta, mediante carteles, que el ‘despatarre’ masculino no es un comportamiento respetuoso. En el Gobierno de Cristina Cifuentes, que tiene las competencias del suburbano, ya han asegurado este martes que no se llevará a cabo ninguna acción en tal sentido.

Además de tratar de combatir el ‘menspreading’, el Ayuntamiento de Madrid añadirá a las normas de utilización de los autobuses la de no poner los pies en los asientos, usar auriculares y no llevar la mochila a la espalda. Todas estas medidas estarán incluidas en un único panel informativo y se sumarán a las prohibiciones y advertencias ya reguladas ahora en pegatinas dispersas, como las de ceder el asiento a quien lo necesita y no fumar, ni comer, ni beber en el interior.

“La EMT muestra en todo momento gran sensibilidad hacia este tipo de situaciones y, por ello, ha trabajado en coordinación con el Área de Políticas de Género y Diversidad para incorporar la propuesta de Mujeres en Lucha y Madres Estresadas, que recientemente acaba de poner en marcha una campaña pública para pedir la inclusión en el transporte público de señalización informativa específica para evitar el ‘despatarre’ masculino”, señala un representante de la compañía de transporte sobre una petición que el lunes se convirtió en ‘trending topic’. “La misión de este nuevo icono pictográfico es recordar la necesidad de mantener un comportamiento cívico y de respetar el espacio de todo el mundo a bordo del autobús”, añade.

Por su parte, en la Comunidad de Madrid argumentan que el reglamento de viajeros del Metro ya contempla que no se puede invadir el asiento de otro pasajero. Según el portavoz del Gobierno regional, “todo el mundo es plenamente consciente de que no puede sentarse molestando a los demás”.

Fuente EP Mundo El Mundo