Cargando...

La triste verdad sobre la foto del inmigrante al borde de la muerte

Cuando la tripulación del Sea-Watch 3 recibió una llamada de auxilio desde un bote inflable cerca de las costas de Libia el fotógrafo italiano Alessio Paduano estaba ahí para registrar el evento.

“Eran aproximadamente las 11:30 y estábamos a 30 millas de la costa de Trípoli, es decir en aguas internacionales. Después de ver a un bote inflable con migrantes a bordo el Sea-Watch 3 lanzó dos embarcaciones de rescate. Yo estaba en una de ellas”, cuenta Paduano.

El drama de los migrantes africanos que son vendidos en “mercados de esclavos” en Libia

“Era una situación dramática y después de avanzar unos pocos centenares de metros por el mar ya podía oír los gritos desesperados que llegaban de todos lados. En el silencio del mar, los gritos eran todavía más ensordecedores”, recuerda el fotógrafo.

“La gente en el agua nadaba con todas sus fueras para tratar de mantenerse a flote, y por suerte uno de los que más problemas tenía estaba muy cerca de nosotros. A penas podía mantener la cabeza fuera del agua”, dice del hombre cuya imagen le dio la vuelta al mundo.

Según Paduano, cuando tomó la foto podía oír como la respiración del hombre era interrumpida por el agua que le entraba por la boca.

“Es un sonido que todavía está en mi cabeza”, afirma. “Como ser humano, uno siempre espera no verse confrontado con situaciones dramáticas pero como fotoperiodista no puedo evitar dejar testimonio de todo lo que veo, incluso si las cosas salen muy mal”, le dijo el napolitano a la BBC.

Aunque, en este caso, la historia tiene un “final feliz”, pues la tripulación del Sea-Watch 3 eventualmente logró rescatar al hombre, aunque no sin poco esfuerzo.

Según la ONG alemana, sin embargo, otras cinco personas murieron ese 6 de noviembre. Y la foto de Paduano sirve de recordatorio del continuo drama de los migrantes que siguen tratando de llegar a Europa por el Mediterráneo.

Fuente EP Mundo BBC Mundo
Cargando...
Cargando...