Las sirenas de la Guerra Fría resucitan en Hawái 25 años después

Un viejo sonido de la Guerra Fría vuelve a oírse hoy en Estados Unidos por el miedo a una bomba atómica. No hay nada metafórico en esto. Hawái activa hoy viernes el sistema de sirenas por alarma nuclear que llevaba 25 en desuso y que, a partir de ahora, se pondrá a prueba el primer día laborable de cada mes. Se trata del primer estado americano en implantar estas pruebas ante la escalada de tensión con Corea del Norte y la amenaza que eso supone en un territorio alcanzable por sus misiles. Esta situación “es la nueva normalidad”, dijo esta semana el gobernador, David Ige, quien al mismo tiempo, trató de mantener la calma asegurando que la posibilidad del ataque “es remota”.

Se trata del primer estado de EE UU en implantar este tipo de medida, que llevaba 25 años en desuso

Las autoridades hawaianas anunciaron la vuelta de las pruebas de alarmas nucleares horas después de que el régimen de Pyongyang lanzara su misil intercontinental más potente hasta el momento, un proyectil capaz ya de alcanzar cualquier punto de Estados Unidos. El Gobierno de Honolulu, sin embargo, llevaba trabajando en esto desde al menos el verano, cuando comenzó a agudizarse la crisis, después de que Corea del Norte probara con éxito un misil intercontinental que ya podía tocar Hawái y Alaska. Entonces, difundieron una serie de directrices en caso de ataque, como buscar inmediatamente un refugio de estructura resistente y proteger los ojos de la explosión, entre otras cosas

Este viernes, a las 11.45 de la mañana (hora de Hawái, cinco más tarde en Washington DC), se activan las sirenas.

En primer lugar, sonará un tono sostenido de 50 segundos y, tras una breve pausa de 10, luego otro de también casi un minuto. El primero informa a los ciudadanos de que deben encender la radio o la televisión para recibir instrucciones por una situación de emergencia y la segunda insta a buscar refugio y no salir hasta que los medios informen de que el peligro ya ha desaparecido.

Hawái se encuentra a 4.600 millas de Corea del Norte (7.400 kilómetros) , tiene 1,4 millones de habitantes y una gran afluencia de turistas. Las autoridades tratan de implementar medidas de prevención al mismo tiempo que evitar crear alarmismo. “Es imperativo que estemos preparados para cualquier desastre y en el mundo de hoy eso incluye un ataque nuclear”, explicó el gobernador en la rueda de prensa de esta semana, en la que se pudieron escuchar las alarmas. En el caso de ataque, los ciudadanos tienen entre 12 y 13 minutos para correr a protegerse antes del impacto de un misil, aunque en la prueba de este viernes no se realizarán simulacros de evacuación.

El estado no cuenta no refugios específicos ante ataques nucleares, pero las autoridades recomiendan entrar en edificios, estructuras de hormigón, para protegerse de la radiación. La isla de Oahu, con una importante despliegue de militares estadounidenses, siempre se considera un objetivo probable. Hace un año se cumplieron 75 años del ataque a Pearl Harbor. La agencia de emergencia calcula que el lanzamiento de un proyectil de 150 quilotones sobre ese enclave podría matar a 18.000 personas. El gobernador justificó las pruebas: “Queremos que la gente conozca y entienda cómo suena la sirena porque el tiempo de reacción en el caso de un ataque nuclear es muy corto”.

Fuente EP Mundo El País