Le sacan tremendo trapito sucio a Mariano Rajoy

El PP financió de forma ilegal la campaña de las elecciones generales del año 2000, que fue dirigida por Mariano Rajoy y que otorgó a los populares de José María Aznar la mayoría absoluta.

Así lo acredita la documentación interna del partido en Madrid, a la que ha tenido acceso EL MUNDO.

La contabilidad interna del Partido Popular de Madrid refleja cómo se urdió un plan en el año 2000 para sufragar irregularmente el grueso de los actos antes del periodo legalmente establecido con el objetivo de sobrepasar con creces los límites fijados y engañar al Tribunal de Cuentas.

Asimismo, esta documentación revela que se utilizaron, bajo el mandato de Pío García-Escudero, actual presidente del Senado y entonces al frente del PP madrileño, varias fuentes de financiación irregulares como la Fundación para el Desarrollo Económico de la Comunidad de Madrid (Fundescam), así como fondos procedentes de los grupos populares del Ayuntamiento y de la Asamblea de Madrid.

Se usaron varias fuentes de financiación irregulares como la Fundación para el Desarrollo Económico de la Comunidad de Madrid

Además, muestra cómo se empleó un lenguaje en clave para referirse a la precampaña y que no trascendiese que se estaban cargando gastos electorales con antelación. Así, se denominaba internamente a este periodo como «Etapa 1», mientras que la campaña electoral en sí recibía el calificativo de «Etapa 2».

Tanto el presidente del Gobierno como el del Senado negaron en calidad de testigos el pasado miércoles ante el tribunal del caso Gürtel que tuvieran conocimiento alguno de los manejos contables de las campañas que dirigieron. Subrayaron que sus funciones eran estrictamente «políticas» y que la responsabilidad económica era de los gerentes y tesoreros.

Aquellos comicios del año 2000, que terminaron con la victoria del PP de José María Aznar por mayoría absoluta, fueron sufragados de manera ilegal empleando varias prácticas prohibidas por ley. Bajo el eslogan Vamos a más, el PP obtuvo 183 escaños y arrasó a un PSOE que cosechó la que entonces fue su derrota más contundente en dos décadas, quedándose con 125 parlamentarios.

Entre los documentos en poder de este periódico se encuentra un «comunicado interno» elaborado por el entonces gerente regional de Madrid y dirigido a la Secretaría General del partido. En este informe queda constancia de que, a pesar de que se presupuestaron inicialmente «48,4 millones de pesetas de ingresos», los «ingresos reales» ascendieron a «55 millones de pesetas».

Y que mientras los «gastos presupuestados» se establecieron en «56 millones» la cifra de «gastos reales» acabó siendo de «63,4 millones» antes incluso de comenzar la campaña.

Junto a la comparación de lo previsto inicialmente con lo realmente desembolsado se precisa que las fuentes de financiación utilizadas han sido, además de dos cuentas del partido en el Banco Santander y en Caja Madrid, una aportación de «2,9 millones de pesetas» de Fundescam, la fundación creada por el PP madrileño, y otra del «Grupo del Ayuntamiento de Madrid» por importe de «1,6 millones de pesetas».

El desglose de este dinero desvela, en la documentación que acompaña a este comunicado interno del PP de Madrid, que el dinero fue a parar a gastos electorales fuera de plazo. Así, se abonó con una considerable antelación la publicidad, las campañas en prensa y radio, los trabajos de imprenta, las actuaciones musicales, las encuestas, las caravanas y autobuses y hasta se dispuso el dinero para pagar a los interventores, los apoderados y las papeletas.

Una vez realizados los gastos irregulares, los cargos del PP madrileño idearon un sistema de reparto contable por el cual se dividían los gastos electorales entre la precampaña y la campaña. Así queda reflejado en otro documento al que ha tenido acceso este diario, firmado por Guillermo Ortega, responsable de campañas del PP de Madrid en ese momento, ex alcalde de Majadahonda e imputado en el sumario del caso Gürtel.

En un cuadro elaborado por él y fechado el 14 de marzo de 2000, dos días después de la celebración de las elecciones, Ortega dejó anotado de su puño y letra, en un primer bloque, el «coste real» que tuvieron las diferentes partidas. A continuación, establece la diferenciación entre las dos etapas, cargando siempre el grueso de los gastos en la primera para que las cifras declaradas oficialmente fueran lo más reducidas posibles.

Sirva en este sentido de ejemplo que el PP se gastó en Madrid «21 millones de pesetas» en material de publicidad, cargándose 18 a la precampaña y sólo 2,5 a la campaña. La misma operación se repitió con las caravanas y autobuses. Sobre un coste total de 1,8 millones de pesetas, un millón se pagó antes de tiempo y 890.000 pesetas se reservaron para el periodo electoral. De tal forma que sobre un coste total de 103 millones de pesetas más de la mitad, 52 millones, se dispusieron antes del periodo legal establecido y 50 quedaron aplazados a la campaña.

La documentación interna del PP de Madrid arroja además detalles como que ya por aquellas fechas uno de los proveedores del partido era el Grupo Cantoblanco, propiedad de Arturo Fernández, investigado por financiar ilegalmente al PP en el caso Púnica.

También que se cargaron algunas comidas del partido a la Comunidad de Madrid, que en la documentación interna figura con las siglas «C.M».

Es el caso de una cena por importe de 217.000 pesetas celebrada en el restaurante madrileño Gaztelubide. Asimismo, queda constancia de que con cargo a los fondos de Fundescam se abonaron 197.343 pesetas a la empresa que elaboraba las papeletas y que 1,6 millones de pesetas procedentes del «Grupo del Ayuntamiento de Madrid» se destinaron a una empresa de cartelería.

También se utilizó este particular sistema de las dos etapas para destinar una relevante cantidad de fondos a «imprevistos» fuera de plazo. Así, durante las elecciones de 2000, «4,1 millones de pesetas» se gastaron en este concepto antes de los comicios y sólo se reservaron 1,3 para el mismo concepto durante las semanas de campaña.

Fuente EP Mundo El Mundo