Lo llaman el “Messi del hachís” y así hicieron para capturarlo

Abdellah El Haj, conocido como el Messi del hachís, ha sido detenido este martes en el Campo de Gibraltar por la Guardia Civil de Algeciras. El marroquí está al frente de la mayor organización criminal de tráfico de marihuana que opera en España a través del Estrecho de Gibraltar. En mayo, El Haj logró escapar a Marruecos, mientras que 19 miembros de su banda fueron detenidos.

El narcotraficante ha sido arrestado en Algeciras, un municipio del Campo de Gibraltar, en el marco de una operación que continúa abierta dentro del Campo de Gibraltar, donde Abdellah El Haj cuenta con diferente infraestructura para su actividad ilícita, según han indicado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil permitió la detención de diecinueve personas pertenecientes a la organización de narcotraficantes, así como la intervención de trece toneladas de hachís y diversas armas de fuego.

El pasado mes de mayo, la Policía Nacional y la Guardia Civil asestaron un nuevo golpe a la banda de Abdellah El Haj en una operación conjunta. En esa ocasión, los agentes detuvieron a 19 personas —todas ellas ahora en prisión— e intervinieron 13 toneladas de hachís en diez registros en los que también se incautaron tres armas de guerra, tres pistolas de la marca Glock calibre 9 milímetros y una escopeta, según fuentes de la investigación.

El Haj, sin embargo, consiguió huir a Marruecos. El narcotraficante salió corriendo de su bar y se fugó a toda velocidad en un vehículo que la banda había aparcado en un lugar estratégico por si necesitaban huir. Después, dejó el país. “Se comprobó que había cruzado a Marruecos”, señalaron entonces los investigadores.

El Haj lidera la mayor banda de narcotráfico del Estrecho y había logrado escapar a Marruecos en mayo

El Haj es conocido como Messi por sus continuas publicaciones en las redes sociales de fotos en las que se lo ve con la camiseta del jugador argentino. En la zona, el traficante tiene amplias conexiones y mucho poder. “Mueve mucho dinero: decenas de millones”, recalcaron en mayo fuentes policiales. Había sido detenido ya en 2015, cuando se dio por desmantelada la organización que entonces dirigía. Pero ha tardado poco en rehacerse, tras salir de prisión provisional y ha diseñado una banda que funciona con células independientes.

Fuente EP Mundo El País