Lo que pasaría en el país si Maduro no reconsidera la ANC

El capricho de Nicolás Maduro por insistir en la realización de elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), traerá profundas consecuencias económicas al país; dado que la celebración de las mismas traerá consigo las sanciones económicas advertidas por Estados Unidos, que devastarían a la ya degradada economía venezolana. Esto a pesar de que la gran mayoría de los venezolanos, según todas las encuestas, rechaza la ANC y no tiene en mente participar en los comicios.

“El impacto en Venezuela sería catastrófico”.

Así lo describe el experto en materia petrolera, Jorge Piñón -de la Universidad de Texas- a la BBC, al ser consultado sobre las posibles sanciones económicas al país por parte de Estados Unidos. “Venezuela exporta a Estados Unidos 750 mil barriles diarios de crudo. Si eso lo multiplicamos por 50 (asumiendo que ese es el precio del barril de petróleo), son más de US$30 millones al día”, añadió el economista a la cadena noticiosa inglesa.

Las palabras de Piñón son muy acertadas. Las sanciones previstas por la administración de Trump, cortarían el acceso venezolano al país que más divisas le genera a Venezuela a través de la venta de la venta de crudo; por ello la ANC dejaría a Venezuela sin el 75% del flujo de caja en divisas que hoy recibe.

En términos numéricos, esto significaría que el país dejará de recibir 11 mil millones de dólares, una cifra alucinante que sería casi imposible de reemplazar a corto plazo. Recordemos que Estados Unidos es el único país que compra petróleo venezolano en efectivo; las otras exportaciones cubren acuerdos bilaterales o sirven para pagar préstamos extendidos al país en el pasado. De hecho, expertos en materia económica estiman que en el mejor de los escenarios, solo se podría recuperar seis mil 600 millones de dólares para comienzos del 2018, si las sanciones se ejecutan esta año.

Más hambruna y escasez

Las sanciones económicas de Trump acentuarían de manera dramática y peligrosa la grave crisis económica que azota al país, desde hace varios años, producto de las nefastas políticas económicas del Gobierno. Sus implicaciones serian amplias y devastadoras. Por una parte, el Gobierno no tendría suficientes recursos para las importaciones, causando un impacto negativo muy importante sobre el consumo y el nivel de abastecimiento. Esto no se podría reemplazar con la producción doméstica, dado el pobre estado en el que se encuentra el sector privado como consecuencia de las expropiaciones y otras malas políticas.

Otros rubros que desaparecerían rápidamente son los alimentos importados y las cajas del CLAP, los artículos de higiene personal, medicinas y equipos médicos; material de construcción, herramientas, equipos; la infraestructura de acueductos y potabilización del agua; y la infraestructura para el servicio de electricidad. Esto se traduciría en una Venezuela sin comida, sin agua potable, sin luz y sin equipos electrónicos, en un caso extremo.

En el ámbito social, el impacto de las sanciones económicas que se producirían si la ANC de Maduro llegara a realizarse, serían devastadoras.

Venezuela experimentaría hambruna en todo el país antes de finalizar el año. No solo en los municipios más pobres, sino también en las grandes ciudades. Sobre esto, expertos aseguran que habría desplazamientos masivos de refugiados hambrientos hacia Brasil, Colombia y Las Antillas, causando así una profunda crisis regional.

Más allá del efecto social, el país perdería a una de las joyas más grandes de la corona: CITGO; así como conveniencias cotidianas como el servicio de datos e Internet. Además, los equipos celulares y electrónicos serían muy difíciles de conseguir y, en el caso de que se consigan, muchos no funcionarían.

Aquellos que dudan del impacto devastador de las sanciones económicas, deben de mirar el efecto que han tenido en otros países: En Corea del Norte, estas sanciones crearon hambruna y una desnutrición histórica en el país. En Irán, el Gobierno fue obligado a negociar un acuerdo para detener su programa nuclear debido al impacto negativo en su economía. Y en la poderosa Rusia de Putin, ese gobierno ha invertido millones en acciones para quitarse las sanciones en su contra, luego de su invasión de un sector de Ucrania.

Aunque para nosotros los venezolanos, definitivamente, el ejemplo más claro lo vemos mientras se encienden las barbas del vecino: Cuba, una isla sumida en la pobreza tras más de 60 años de sanciones económicas, solo por el capricho de mantener una ideología política. El caso más parecido al de Venezuela.

El que piense que Trump no actuará, pareciera no entender al personaje. El Presidente está muy interesado en el tema de Venezuela, al punto que ha conversado extensamente con presidentes latinoamericanos al respecto. Trump le ha dado oportunidad al gobierno de Maduro a llegar a una salida negociada con la oposición, pero su empeño por desarrollar la ANC para perpetuarse en el poder ha bloqueado todos esos esfuerzos.

Lo cierto es que ha llegado el momento de preparase para lo peor si Maduro no detiene la ANC. Es difícil de creer, pero lo peor parece estar por venir… ¡Dios nos ayude!

Fuente EP Mundo La Patilla