Los diez momentos más impactantes del juicio a La Manada

El juicio contra los cinco jóvenes sevillanos acusados de cometer una presunta violación grupal durante los Sanfermines de 2016 ha quedado visto para sentencia este martes con el alegato final de los imputados, que han proclamado su inocencia ante los tres delitos que se les imputan y por los que se enfrentan a penas de hasta 26 años de prisión.

Hasta llegar a la última palabra de los acusados han transcurrido 11 sesiones, celebradas a puerta cerrada salvo las dos últimas jornadas, correspondientes a las conclusiones definitivas.

A la espera del fallo de los tres magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra que juzgan los hechos, y que no se conocerá hasta después de Navidad, según apuntan fuentes judiciales, las diferentes partes implicadas en el proceso han emitido sus correspondientes sentencias.

 

 

Estas son las 10 frases a modo de ‘sentencia’ de cada una de las partes implicadas en el proceso.

1. “Tenía los ojos cerrados y solo deseaba que acabara cuanto antes”

La joven de 18 años de Madrid que fue objeto de la presunta agresión sexual ha ‘sentenciado’ que fue forzada a mantener relaciones sexuales dentro de una lista de abusos que incluye penetraciones anales y vaginales, felaciones, eyaculaciones y besos negros… Y todo sin que los acusados utilizaran preservativos. En su declaración, admitió que no fue obligada a entrar por la fuerza en el portal número 5 de la calle Paulino Caballero y justificó que no hubiera presentado resistencia a los jóvenes porque entró en “estado de ‘shock” al ver las intenciones de estos una vez en el interior del portal, a donde había entrado confiada pensando que iba a ir a fumar un porro, lo que la llevó a “someterse” a ellos. Según declaró, cerró los ojos y “solo deseaba que acabara cuanto antes”.

Los hechos tuvieron lugar en 18 minutos, el tiempo que transcurre desde que el grupo entra al portal hasta que los cinco integrantes de ‘La manada’ abandonan el mismo dejando semidesnuda a la joven y tras robarle previamente el móvil.

2. “Confío plenamente en la Justicia”

José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Ángel Boza, Alfonso Jesús Cabezuelo y A. M. G. (es el único de los acusados cuya identidad no se puede revelar por orden previa del juez a instancias de su abogado) han utilizado su derecho a la última palabra para, uno a uno y con expresiones casi idénticas, declarar su inocencia ante el juez y confiar “plenamente” en su decisión. Ha habido dos voces que se han ‘salido’ del guion establecido para añadir alguna cuestión. Por un lado, Boza, a quien se ha visto más afectado a nivel emocional durante el juicio, ha deseado que “esto acabe cuanto antes”. Por otro, A. M. G. ha proclamado su “arrepentimiento” y ha pedido “perdón público” por robar el móvil a la joven tras los hechos, algo que achacó a la “avaricia”, para tratar que la sustracción sea catalogada como un simple hurto sin violencia. Los cinco han insistido en que fueron relaciones sexuales consentidas, siendo la joven quien “llevaba la iniciativa” en algunos momentos.

3. “Son buenos hijos, algunos trabajan, están muy unidos a sus familias y amigos”

Agustín Martínez, abogado de tres de los cinco acusados, ha llevado la voz cantante de la defensa ante los medios de comunicación con manifestaciones públicas antes y después de cada sesión. También lo hizo en la sesión de conclusiones finales, donde se mostró como el más rotundo de los tres letrados de los acusados, llegando a provocar las lagrimas y abrazos entre ellos. De los acusados ha dicho que aunque pueden parecer “imbéciles en algunos aspectos, patanes, infantiloides, simples o primarios en sus pensamientos” y tengan “comportamientos que merecen reprobación”, son “buenos hijos, algunos trabajan, otros lo intentan, están muy unidos a sus familias y amigos”. Sostiene que durante las 11 sesiones celebradas “no ha quedado acreditada ni una sola prueba” que demuestre la denuncia de la joven, ya que “ha quedado muy claro” que fueron relaciones sexuales “consentidas”. Incluso ha acusado a los expertos de realizar informes ‘ad hoc’para “demostrar la realidad de la denuncia” con aportaciones “viciadas de esa consideración previa de culpabilidad”.

4. “¿Qué mujer hace una felación con los ojos abiertos?”

Una de las cuestiones clave para las acusaciones y el Ministerio Publico es que la denunciante se muestra en todo momento con los ojos cerrados en los 96 segundos que suman los siete vídeos que grabaron dos de los cinco acusados con sus móviles y que abarcan todo el espacio temporal, ya que reflejan momentos correspondientes tanto al inicio como al final de los hechos. Es la prueba de cargo que demuestra que fue “sometida” por los cinco jóvenes. A este hecho, entre otros, aluden los dos policías forales que realizaron un informe sobre el contenido de las grabaciones para concluir que la denunciante fue sometida a “humillaciones y vejaciones”. Sin embargo, las defensas han tratado de poner sobre la mesa un axioma para desacreditar esta versión.

“¿Qué mujer hace una felación con los ojos abiertos?”, ha preguntado al tribunal el abogado de A. M. G., Jesús Pérez, quien incluso ha lamentado que no haya “estadísticas” sobre mujeres que hacen felaciones con los ojos cerrados. También se ha pronunciado en similares términos Agustín Martínez, quien ha asegurado que “es difícil hacer una felación con los ojos abiertos”.

5. “¡A saber por qué estaba llorando en el banco!”

Tras la supuesta violación grupal, la joven de 18 años fue encontrada por una pareja acurrucada en un banco cercano al portal, llorando de forma “desconsolada” y sin poder articular casi palabra. Los policías que la atendieron en primer lugar admitieron que estaba en estado de ‘shock’ y que “no fingía” cuando denunciaba una presunta agresión sexual. Sin embargo, la defensa no da crédito a sus lágrimas. “¡A saber por qué estaba llorando [en el banco]!”, ha aseverado Juan Canales, abogado del militar Antonio Jesús Cabezuelo. Entre las posibles causas de este lloro, la defensa apunta como principal hipótesis que la joven temía que la hubieran grabado durante los hechos con su móvil robado y esas imágenes fueran publicadas en las redes sociales. Pero hay otras posibles razones. Canales apunta que los acusados la dejaron semidesnuda en el portal tras los hechos, “con mala educación y fuera de las reglas de la caballerosidad”, de modo que este gesto “no le sentó nada bien porque se quedaba sola”. Incluso, Jesús Pérez ha sostenido como causa de la denuncia que la joven “necesitaba imperiosamente el uso de anticonceptivos” tras mantener relaciones sexuales grupales sin preservativo.

6. “No le quedaba otra posibilidad que someterse”

La Fiscalía ha ratificado su petición de pena de 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno de los acusados por los delitos de agresión sexual continuada, contra la intimidad y robo con intimidación a la vista de la “contundencia” de las pruebas. Según ha expuesto, ha quedado “absolutamente acreditado”que los integrantes de ‘La manada’ abusaron sexualmente de la joven de 18 años. Para ello, según ha remarcado la fiscal Elena Sarasate, los imputados se valieron de su “superioridad numérica y física” en la “ratonera” de pequeñas dimensiones a la que llevaron a la joven dentro del portal. “No le quedaba otra posibilidad que someterse. Ante una intimidación tan grave, solo pudo someterse. No tuvo más remedio que no resistirse y esperar a que todo pasara cuanto antes”, ha asegurado. La representante del Ministerio Publico lo tiene muy claro: los acusados actuaron de “forma conjunta y organizada” sintiendo además que gozaban de “total impunidad”.

“Iban a lo que iban”, ha aseverado ante unos hechos que “se produjeron sin consentimiento y bajo violencia e intimidación”.

7. “Los vídeos son repugnantes”/ “Es una película porno”

En lo único en lo que han coincidido acusación y defensa en todo el proceso, durante el cual han ofrecido versiones contradictorias de cada declaración, es en que la clave va a estar en la interpretación que los tres magistrados hagan de los 96 segundos grabados por los acusados durante los hechos. Las grabaciones se analizaron segundo a segundo en una intensa sesión de seis horas, tras la cual todas las partes se ratificaron en su visión. Mientras para la acusación queda acreditado que la joven fue sometida a abusos sexuales, la defensa sostiene que ha quedado de manifiesto que se trató de relaciones consentidas. “Los vídeos son repugnantes”, clamó de forma expresiva uno de los dos abogados de la denunciante, Carlos Bacaicoa, al ser interpelado por los periodistas por el contenido de las grabaciones. Por contra, desde la defensa se quiso hacer ver a los medios en los pasillos de la Audiencia de Navarra que se trataba de un “vídeo porno casero”. Martínez ha ratificado esta impresión de forma pública en la última sesión del juicio: “Es una película porno”.

8. “No le preguntaron si quería que utilizaran preservativos”

Víctor Sarasa, representante del Ayuntamiento de Pamplona, que actúa como acusación popular junto al Gobierno de Navarra, ha puesto el foco en que ninguno de los cinco acusados preguntó a la joven si quería que utilizasen preservativo. De ser sexo consentido, según ha alegado, la denunciante lo hubiera pedido, y más cuando nunca había mantenido relaciones sexuales grupales, para evitar infecciones o un posible embarazo. “Me cuesta creer que una joven universitaria de 18 años no le dé importancia a esta cuestión”, ha remarcado. En esta línea, ha señalado que es “materialmente imposible” que una joven que nunca ha practicado sexo en grupo decida mantener relaciones sexuales con cinco jóvenes sin preservativo 10 minutos después de conocerlos en un banco de la plaza del Castillo a las 2:50. “El relato de los acusados es una película de ciencia ficción”, ha concluido.

9. “Es imposible pedir una declaración lineal y hasta el más mínimo de los detalles de los hechos”

La defensa basa su argumentación en las “múltiples contradicciones” del relato de la joven durante su declaración en el juicio, donde reconoció que no fue obligada a entrar al portal por la fuerza. Sin embargo, el Gobierno de Navarra defiende que es “imposible” pedir a la denunciante “una declaración lineal y hasta el más mínimo de los detalles”, a la vista de las circunstancias en la que se produjeron los hechos, con la supuesta víctima en estado de ‘shock’. Por el contrario, su letrado, Ildefonso Sebastián, ha puesto en valor que las distintas declaraciones de la joven a lo largo del tiempo tienen una “conexión lógica”. Además, su versión, según ha constatado, está avalada por los testigos y las pruebas periciales realizadas con “absoluta profesionalidad y precisión”, las cuales “confirman el relato de la denunciante, pese a algún detalle no relevante”. Según ha reflejado, los acusados buscaron de forma “consciente” un lugar para abusar sexualmente de la joven sin que ella tuviera posibilidad de “una reacción”, algo que encontraron en un “cubículo” dentro del portal que hacia imposible que la supuesta víctima pudiera huir.

10. “Los wasaps previos no guardan relación con los hechos”

De puertas para afuera, el juicio ha estado marcado por la polémica decisión previa del tribunal de admitir un informe elaborado por detectives privados a encargo de la defensa que hurgó en la vida de la joven en las redes socialestras los hechos (posteriormente fue retirado a última hora de la causa, una vez que declararon las personas que realizaron el informe) y, por contra, rechazar como prueba todo el material que estaba en los móviles de los procesados con anterioridad a la noche de la supuesta violación. Los wasaps relacionaban a los acusados con otra supuesta agresión sexual en Pozoblanco (Córdoba) y además dejaban al descubierto las intenciones con las que acudían los integrantes de ‘La manada’ a los Sanfermines: “

¿Llevamos burundanga? Tengo reinoles tiraditos de precio. Para las violaciones”, afirmaba uno de ellos sin tapujos en estas conversaciones. Pero el tribunal entiende que este material “no guarda relación con los hechos que son objeto de enjuiciamiento”, por lo que “carece en consecuencia de pertinencia” para juzgar el caso.

Fuente EP Mundo El Confidencial