Madre e hijo se la tiran de “vivos” y extorsionan a un cura

La Policía Nacional ha detenido a una mujer y a su hijo de 18 años acusados de un delito de extorsión después de que un sacerdote de Almería denunciase que durante dos años le habían reclamado más de 50.000 euros para no denunciarlo por supuestos abusos sexuales al joven cuando este era menor.

Fuentes de la comisaría de Almería han informado a Efe de que el cura denunció este presunto caso de extorsión el pasado 20 de junio y que la Policía arrestó a los investigados unos días después, tras lo que fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3.

El entonces menor pedía limosna todos los días en la puerta de la iglesia

El denunciante relató que hace dos años conoció a un chico, que entonces era menor de edad, que todos los días pedía limosna en la puerta de la iglesia de la que es párroco en la capital almeriense.

El sacerdote narró a la Policía Nacional que atendió al niño y le dio de comer y que en alguna ocasión lo invitó a subir a la casa parroquial para que se aseara y darle ropa, tal y como adelanta en su edición de hoy el periódico La Voz de Almería.

A raíz de esto, según la versión del denunciante, la madre del menor, adulto en la actualidad, habría comenzado a reclamarle distintas cantidades bajo la amenaza de denunciarlo por supuestos abusos sexuales a su hijo, si bien nunca lo hizo.

El cura ha negado los supuestos abusos

Según La Voz de Almería, la mujer, una treinteañera residente en la capital, “lamentaba que ambos pasaran demasiado tiempo juntos, algo inapropiado para un menor de edad, y le exigió una importante cantidad de dinero a cambio de renunciar a las acciones legales contra el párroco”, quien negó haber cometido dichos abusos.

Las fuentes policiales han señalado que los detenidos, que no han interpuesto ninguna denuncia contra el cura, han quedado en libertad tras su paso por la sede judicial.

Fuente EP Mundo 20 Minutos