Mató de hambre a su abuelita y se quedó a vivir con el cadáver

La Policía Nacional investiga el hallazgo del cadáver en descomposición de una mujer octogenaria, de 89 años de edad, en un piso de un bloque de viviendas de la calle de Manuel Alemán Álamo, en el Valle de Jinámar.

Según los datos a los que ha tenido acceso este medio, el cuerpo llevaba varios días sin vida -se especula que 11-  y un hombre de 34 años, nieto de la fallecida y que residía en el mismo domicilio, ha sido detenido por un presunto homicidio por omisión al dejarla morir de hambre.

Durante la mañana de este jueves ha quedado en libertad con cargos.

A tenor de los datos relatos a este medio de comunicación por los vecinos de la zona, el cadáver de la anciana, en avanzado estado de descomposición, fue encontrado en uno de los dormitorios del piso el pasado martes, día 28 de noviembre, a las 12.30 horas, y hasta el lugar se desplazaron varias unidades de la Policía Nacional y
agentes de la Policía Judicial, así como ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC).

La vivienda en la que se halló el cuerpo sin vida, que desde entonces permanece precintada por la Policía, se encuentra en la planta 8 de un bloque muy próximo al sector conocido como El Dorado, en la vía de Manuel Alemán Álamo del Valle de Jinámar.

Los testigos también apuntaron la detención de un joven, nieto de la fallecida, por su presunta relación con el hallazgo, circunstancia que ha sido con×rmada a este periódico digital por fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Canarias.

Ambos convivían en el mismo domicilio ubicado en el bloque 18 de la citada vía. El nieto, de 34 años, estaba encargado de su abuela, pero, por causas aún no conocidas, la dejó de alimentar durante unos días hasta que la anciana falleció, óbito que según los datos que manejan los investigadores se produjo el pasado viernes 17 de noviembre.

Mientras que la detención del nieto se produjo este mismo martes, después de que él mismo denunciara el fallecimiento de su abuela y se personara en la casa con la autoridad judicial, ordenando esta su arresto inmediato por la comisión de un supuesto delito homicidio por omisión.

Once días sin comunicar la muerte de su abuela

Desde la Jefatura Superior de Policía de Canarias han precisado este mediodía que el detenido, ahora en libertad, ha manifestado que el óbito de la anciana se produjo el 17 de noviembre, viernes.

Sin embargo, no fue hasta once jornadas después, el martes 28 de noviembre, cuando lo comunicó a las autoridades a través de una llamada a la Sala Operativa del 091.

Fuente EP Mundo El Mundo